Inicio Internacional Latinoamérica Revuelo en Brasil por dichos de un diputado

Revuelo en Brasil por dichos de un diputado

28

Rio de Janeiro – (La Nación)

En las dos décadas que lleva en el Congreso brasileño, el diputado Jair Bolsonaro siempre se destacó por causar polémica, ya sea cuando propuso torturar a narcotraficantes, cuando acusó al ex presidente Fernando Henrique Cardoso de traidor a la patria y a Luiz Inacio Lula da Silva de borracho, o cuando señaló que tiene nostalgia de los gobiernos militares.

Pero esta semana, con declaraciones racistas y homofóbicas, provocó una fuerte polémica que podría costarle el cargo. Entrevistado en un segmento de la versión local del programa CQC el lunes por la noche, el político del Partido Progresista de Río de Janeiro se enfrentó a una batería de preguntas grabadas con gente de la calle, entre la que estaba la popular cantante negra Preta Gil, hija del músico y ex ministro de Cultura Gilberto Gil, que le preguntó qué haría si su hijo se enamorara de una mujer negra.

«Mirá, Preta, no voy a discutir la promiscuidad con quien quiera que sea. No corro ese riesgo y mis hijos fueron muy bien educados y no han vivido en un ambiente como, lamentablemente, es el tuyo», fue la contestación de Bolsonaro, quien poco antes había respondido a otra persona que no creía que pudiera tener un hijo gay porque los suyos habían tenido una buena educación y un padre presente.

La reacción de Gil -que, además, es lesbiana- y de los grupos defensores de los derechos de los homosexuales no se hizo esperar. La Asociación Brasileña de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis y Transexuales (Abglt) realizó un pedido formal a la Orden de Abogados y a la Fiscalía General de la República para que se procese al diputado por sus dichos, que van en contra de los principios constitucionales que garantizan la no discriminación.

«Bolsonaro no está encima de las leyes. El agredió a todos los que son negros, homosexuales o ambas cosas. Yo misma soy una mujer negra, gay y feliz», dijo Gil, y recordó que el racismo es un crimen en Brasil y agregó que ya presentó cargos penales.

La ola de repudio se expandió por Internet, con páginas de Facebook en rechazo a Bolsonaro y una lluvia de críticas en Twitter que lo convirtieron en el tema más comentado de los últimos días.

Por su parte, la Cámara de Diputados inició una investigación a través de su Consejo de Etica, mientras que el líder de la bancada oficialista, Cándido Vaccarezza, del Partido de los Trabajadores, condenó con dureza las palabras de su colega. «No soy racista. Tengo un cuñado negro», dijo Bolsonaro, y aclaró que le importa un bledo el movimiento defensor de los derechos homosexuales.

El escándalo justo llega en momentos en que unos 171 diputados y senadores de diversos partidos acaban de formar un frente parlamentario que tendrá como objetivo la legalización del matrimonio de personas del mismo sexo.

Comentarios

0 Comentarios