Inicio Internacional Europa En Francia ya hay “matrimonio para todos”

En Francia ya hay “matrimonio para todos”

27

Fuentes: El Espectador; Dos Manzanas; El Nuevo Herald; EL País; AmbienteG

Con la población dividida y en medio de un inesperado escenario de violencia social, la Asamblea francesa votó a favor del matrimonio gay.
Con la población dividida y en medio de una inesperada escalada de violencia social, la Asamblea francesa votó a favor del matrimonio gay.

 

(París) Con 331 votos a favor y 225 en contra, la Asamblea Nacional francesa aprobó este martes el texto definitivo que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo («Matrimonio para Todos») y que abre la posibilidad de adoptar a las parejas homosexuales. Francia se convierte así en el noveno país europeo en autorizar el matrimonio igualitario.

“Sabemos que no hemos retirado nada a nadie; al contrario, hemos reconocido los derechos a nuestros conciudadanos, cuya ciudadanía estaba falsamente cuestionada, y hemos abierto derechos a todas las demás parejas”, indicó la ministra de Justicia ante los diputados, Christiane Taubira, tras darse a conocer el resultado de la votación. “Es, por lo tanto, y sin duda alguna, un texto generoso el que se ha votado hoy”, concluyó.

La ley ha sido aprobada sin grandes sorpresas, ya que el partido socialista en el poder dispone de la mayoría absoluta en la cámara, y el resultado fue recibido al grito de “égalité”, tras una jornada cargada de emoción. El propio presidente de la Asamblea, el socialista Claude Bertolomé, se mostró algo alterado y se equivocó al dar las primeras cifras. La oposición conservadora de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), de Jean-François Copé, ya ha anunciado que recurrirá el texto al Constitucional, aunque el Gobierno confía en que tiene pocos visos de verse sancionado.

 

En junio, las primeras bodas

Se calcula que las primeras bodas podrán celebrarse tan pronto como en junio. Además del matrimonio y de la adopción, el texto prevé que las parejas ya casadas en países donde se autorizó el matrimonio igualitario anteriormente podrán pedir en Francia la equivalencia. Añade además una nueva disposición para luchar contra la discriminación, al prohibir cualquier medida de sanción o de despido en contra de un empleado que rechazara, debido a su orientación sexual, expatriarse a un país que reprima la homosexualidad.

 

La violencia que sorprendió al mundo

La ley, que en principio contaba con el respaldo de una mayoría de los franceses –aunque se mostraban divididos en cuanto a la adopción–, ha dado nacimiento a un gran movimiento de protesta que pocos habían visto venir.

El último domingo tuvo lugar la tercera marcha de este año de los opositores al matrimonio igualitario, que reunió a alrededor de 45.000 manifestantes, según datos de la policía. El Gobierno francés, por su parte, montó un importante dispositivo de seguridad que supervisó personalmente Manuel Valls, ministro del Interior.

Las jornadas previas a la aprobación definitiva no fueron ajenas al increíble ambiente de violencia que desde hace semanas viene conmocionando a todo el país, y en especial las calles de París. Además de las manifestaciones diarias ante la Asamblea Nacional y los constantes enfrentamientos con la policía, hubo agresiones físicas contra personas de la comunidad LGBTI e incluso contra lugares de esparcimiento, como bares gays. Mientras tanto, la jerarquía católica culpaba a nuestra comunidad por la violencia reinante.

El presidente de la Asamblea Nacional francesa, Claude Bartolone, recibió este lunes una carta de amenaza que contenía pólvora y que le advertía de las “consecuencias” de someter a voto la legalización del matrimonio homosexual, lo que está previsto para este martes.

«No hay una única manera de vivir en pareja y en familia», reivindicó la ministra francesa de Justicia, Christiane Taubira, durante la apertura de la sesión en la Asamblea Nacional. La ministra aceptó ante los parlamentarios que el texto provoca reticencias en una parte de la población francesa, pero subrayó que esta no debe mezclarse con «quienes escupen odio y practican la violencia, con quienes insultan a los cargos públicos», en clara alusión a los individuos que acosaron a varios ministros en sus domicilios o en actos públicos, como así también a personas gays y a periodistas a favor del cambio legislativo.

Comentarios

0 Comentarios