Inicio Suplementos Cultura Queer La ciudad de las Furias

La ciudad de las Furias

29

Fuente: SOY (Página 12)

Mujer y no solo mujer.
Mujer y no solo mujer.

Esta semana cumplió tres años la revista Furias y su staff lo celebró presentando en Casa Brandon la edición número 15. Según explican en su website, Furias es “una revista con enfoque de género que pretende informar, reflexionar y expresar nuestro interés en la cultura y la sociedad, y en las problemáticas que en ellas se generan”. A continuación, reproducimos una entrevista que el suple SOY de Página 12 le realizó a las editoras de Furias.

 

Arte, política, activismo, música, teoría queer. De todo eso y más trata esta revista que hace tres años sacó su primer número en papel y, antes de desaparecer de los kioscos, probó suerte en edición digital. En este último número, el portal Issu, donde se la puede leer bimensualmente, registró nada menos que 4.700 visitas.

Por Paula Jiménez España

 

Cuando salieron de la Universidad de Quilmes con su diploma de egresadas en periodismo no sabían qué hacer. No había dinero, no tenían claro qué era eso de lo que querían hablar. Después de un intento infructuoso por sacar la revista en papel, decidieron pasarse al formato digital y así integrar el circuito de información alternativa que para ellas transmite una perspectiva plural y diversa de la realidad. El tema –cuentan– primero se les fue imponiendo y al tiempo comprendieron que también les era propio. Ahora dicen “nuestra gente” cuando se refieren a una artista lesbiana o a un activista queer. Porque para Anahí Más, Analía López, Sofía Espul, Valeria Teliechea y Nadia Beherens, las editoras de Furias, desde hace tres años –cuando la revista sacó su primer número– todo cambió. “Nos dimos cuenta de que adquirir una perspectiva de género es adquirir una perspectiva para la vida. Es un antes y un después y no hay manera de mirar la realidad que no sea desde ese lugar. Ahora todo el tiempo estamos desnaturalizando cuestiones de las que hace tres años no nos dábamos cuenta”.

Los y las lectores recibimos a través de la elección del título algo así como el mensaje de una furia feminista. Es raro que el tema no haya estado claro desde el comienzo…

Valeria Teliechea: El título fue una búsqueda súper importante, investigando encontramos unas deidades griegas, que se llaman Furias. Son tres mujeres-diosas que castigaban a los hombres por sus malas acciones, eran justicieras. La historia cuenta que un dios mayor las castigó porque se abusaron de ese poder. Era muy fuerte decir Furias, pero en realidad estamos diciendo también lo otro, somos personas, tenemos cosas buenas y malas, y nos parecía algo muy interesante tratar de mostrar que también podemos equivocarnos y que no tenemos un lugar de verdad absoluta…

Anahí Más: Sí, también se hace una relación con el enojo. El enojo saca cosas y nosotras cuando empezamos con la revista empezamos a tener ese sentimiento de enojo con algunas cuestiones. El nombre nos cerró y cuando vimos que pegaba mucho fuimos encontrando nuestra identidad. A eso ayudó también el diseño y la imagen, que también es una toma de decisión. Por ser un medio alternativo no significa que una no tenga que tener una idea de lo visual, todo lo contrario. Los medios masivos de comunicación se apropian de todo, de la imagen, de los colores. Y parece que, para hacer un espacio plural y diverso, de esa cuestión se puede prescindir. Si yo quiero que lean, también tengo que llamar la atención.

Analía López: Todos los dibujos que aparecen en la revista son obras de artistas, gente que colabora con sus ilustraciones. Es algo lindo que se genera. También pasa esto con las notas, mucha gente se ofrece a escribirlas.

¿Qué espacio tiene en la revista la cuestión queer?

A. M.: Bastante. Cuando nos empezamos a meter en esta temática, empezamos a darnos cuenta de que no teníamos que hablar de mujeres sino de géneros. Y en ese tema entra todo. Hablar de las masculinidades, de las compañeras trans. Y es también una formación. Hay quienes en otras publicaciones se limitan a hablar de las mujeres, pero para nosotras es una problemática más compleja. Identidades. Es una búsqueda.

A. L.: Identidades que no quieren ser definidas. Eso es lo más complicado. Cuando te vas metiendo vas viendo que cada vez es más difuso. Está todo en construcción. Lo queer viene por ese lado, por lo indefinible.

¿Y por qué dicen que esto es lo más complicado?

A. M.: Porque una es conservadora en un montón de planos aunque no lo quiera ser. Yo creo que trabajo permanentemente para no serlo, todo lo contrario. Trabajo por la libertad sexual y un montón de libertades más, pero son lugares que hasta interiormente te movilizan y no terminás de entender muy bien. Y el trabajo también es eso, no que una se sienta cómoda y que lo tenga que terminar de entender, sino mostrar la realidad de una sociedad compleja. Cuando una habla de perspectiva de género tiene que ver con esto. Creer que la mirada de género es hablar de un tema específico para nosotras es un error.

Hay grupos y publicaciones feministas que dejan afuera de su agenda la temática lésbica, trans, queer…

V. T.: Para nosotras también fue un proceso de aprendizaje, porque si ponemos a comparar los últimos números con los primeros por ahí al principio era enfocarnos sólo en las mujeres y desde la perspectiva de la sociedad, pero a medida que nos fuimos metiendo un poco más, conocimos a otras personas, gente que luchaba dentro del mismo ámbito por otras cuestiones y fue un proceso. Nosotras estamos atravesadas por esta sociedad y nos cuesta comprender lo complejo de lo que la compone. Y es súper rico correrte de tu eje y pensarlo desde un lugar nuevo y mostrarlo.

A. M.: Si vos decís que estás luchando por los derechos de unas y otros, no entiendo por qué dejarías esas identidades afuera. Y más cuando estás hablando de violencia de género. Se deja afuera porque tienen prejuicios de los que no se hacen cargo. A mí me pasó en la primera marcha del orgullo de sentir que chocaba con mi prejuicio todo el tiempo. Yo me siento libre pero todavía me choca ver una mujer en tetas en la calle. A mí me parece genial esto y es superconstructivo. Y lo que tratamos de decir desde la revista es: chocá, chocá con eso que a vos te hace ruido. Me parece que una no tiene que sectarizarse.

A. L.: En la revista es lo que intentamos no hacer. Queremos dar voz a todo. Salvo en algunos temas en los que tenemos un editorial muy marcado, como por ejemplo el tema del aborto. Nuestra postura es a favor y no va a haber una nota en contra del aborto. Pero después hay casos como AMAR CTA y AMAR Capital donde hay posturas bien distintas y las dos entran en la revista.

En el último número hicieron una entrevista a Miyuki Baker, una artista lesbiana china, ¿cómo llegaron a ella?

V. T.: A través de Sofía Espul, una de las integrantes de Furias que está en Australia. Todos los números elegimos hacer un dossier especial sobre una temática específica; ese número fue el dossier queer. Sofía, obviamente, se quedó enamorada de Miyuki. Ella la contactó a través de nuevas tecnologías. Todo es nuevas tecnologías. Cuando vemos que algo nos gusta tratamos de conseguirlo vía web. Sofía quedó súper contenta con la relación que se generó.

A. M.: No sólo este caso con Sofía, todas fuimos generando lazos y relaciones con personas que si no fuera por la revista no nos las hubiésemos cruzado.

¿Tienen contacto con los lectores?

V. T.: Al ser una revista digital tenemos mucho contacto vía mails, o a través de las cosas que escriben en la página o el Facebook. Pero en materia de devolución la sensación más fuerte fue cuando recibimos el premio Lola Mora. Durante la entrega fue mucho el contacto personal con gente que nos había leído.

A. M.: El premio Lola Mora lo da la Legislatura y ganamos como prensa alternativa y en ese mismo mes también nos dieron otro premio de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires y también ganamos por medio joven. En ese caso fueron nuestros colegas periodistas quienes nos distinguieron. Recibimos los dos en cuestión de dos semanas. Reconocimiento a un laburo que siempre hicimos por placer. Y esto fue como que se nos dijera: las estamos leyendo.

¿Cómo llega la revista a la gente?

A. L.: Además del mail, a través de Issu, que es un programa digital. Con un click accedés a la página abierta y te permite tener un formato de revista.El último número tiene más de 4700 visitas. Facebook también tiene estadísticas y ahí podemos ver cuánto se leen las notas. A través de la página web también nos leen. Cuando salimos del papel y nos trasladamos a la web ganamos un montón de público.

Nadia Beherens: Sabemos que con el papel llegaríamos a lugares y sectores a los que nos interesaría llegar, pero es un recurso que no está a nuestro alcance. ¿Cómo llegar a ciertos barrios vía web? No somos inocentes sobre cuál es el público al que apuntamos y quiénes nos pueden llegar a leer.

Se preparan para el evento de aniversario de sus tres años de existencia, ¿verdad?

A. M.: Sí, se hace en Brandon, que para nosotras es la casa de la diversidad. Así que tenemos que estar ahí. Empezamos a pensar en personas que queremos que nos acompañen ese día: Susy Shock, Gustavo Pecoraro, Paula Maffía, entre otros. Nos sorprendió que todos nos dijeran que sí. Son personas que nosotras admiramos por su militancia o porque irradian luz. Y además porque son nuestra gente.

N. B.: La magia de lo alternativo. Lo maravilloso de lo alternativo. Los encuentros. Lo reivindico y no espero nada a cambio.

Comentarios

0 Comentarios