Inicio Argentina Deconstruyendo al varón argentino

Deconstruyendo al varón argentino

33

Fuente: UTPBA

Alejandro Aymú, referente del Colectivo de Varones Antipatriarcales y periodista del CCC.
Alejandro Aymú, referente del Colectivo de Varones Antipatriarcales y periodista del CCC.

 

Alejandro Aymú es periodista, está a cargo del programa de radio del Centro Cultural de la Cooperación y forma parte del Colectivo de Varones Antipatriarcales. En el Día del Periodista, reproducimos una entrevista publicada por la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA), en donde Aymú refiere su militancia a favor de la problemática de género y manifiesta su postura acerca de cómo debería ser el desempeño de lxs trabajadorxs de prensa en los procesos de cambios de la sociedad. La entrevista fue realizada por Leticia Amato y Sebastián Bramante, periodistas integrantes del Área de Comunicación de la UTPBA.

¿Cómo y por qué comienza tu militancia en favor de la problemática de género?

Siempre me conmovieron las temáticas de género, la primera entrevista que hice fue en la facu en el primer año de la carrera, para el taller de escritura y elegí hacerla sobre «La mujer y el mercado laboral». Tal vez por la figura fuerte de mi madre en el núcleo familiar, quizás porque durante el menemismo mi viejo quiebra su negocio y mi mamá pasó a ser la principal fuente de ingreso, porque siempre me llevé mejor con las mujeres que con los varones o porque me divertían más sus juegos que los de los pibes, intermediados, entre otros, por la violencia. Estoy seguro que no hay un motivo único. En este sentido las cuestiones de género siempre estuvieron presentes en mi vida y en la adultez y una vez recibido en la Facultad, mudado a Buenos Aires en busca de nuevos horizontes, descubro que los varones también podemos involucrarnos, revisar nuestras prácticas machistas e inscribirlas en una deconstrucción de nuestra masculinidad. Incomodado por lo que éste sistema patriarcal nos ha asignado a los varones en ese lugar de «privilegio» respecto al que le destinó a las mujeres, pero muy opresor también para otros varones que no respondemos al modelo de masculinidad hegemónica del MACHO, fuerte, racional, proveedor, heterosexual, que no se conecta con las emociones y que anula todo involucramiento emocional con otros varones y se relaciona con ellos por códigos muchas veces violentos; es que descubro que puedo involucrarme desde un lugar militante y colectivo, esto no es menor. Hacerlo en forma colectiva me ayuda muchísimo y me alienta a seguir en esta lucha sin sentirme tan solo como antes. Hoy integro el “Colectivo de Varones Antipatriarcales” desde que se formó en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) hace ya 3 años pero llevo la militancia a otros lugares donde frecuento, a la radio donde participo haciendo el programa del Centro Cultural de la Cooperación «Que Vuelvan Las Ideas», coordinando charlas, formando parte de grupos de investigación y por supuesto, a mis prácticas cotidianas de socialización. No es fácil, es un largo camino que seguro me va a llevar toda la vida, pero estoy muy contento de haberlo iniciado.

¿Cuáles son los debates que se dan en el Colectivo de Varones Antipatriarcales?

Los debates surgen siempre por historias personales de cómo nos construimos como varones, qué prácticas tenemos incorporadas y naturalizadas -al punto que no las cuestionamos- y cuales sí. En este camino vamos descubriendo que nos hemos formado en un sistema que nos formateó para que seamos lo que no queremos ser, que estamos sumamente incómodos en ese lugar y que queremos cambiarlo. No tenemos la receta del cómo, es una experiencia individual, personal, íntima pero que la encaramos en colectivo. Lo hacemos desde una perspectiva de Educación Popular, con talleres con el colectivo de La Plata y también con otras colectivas de mujeres que están en la misma que nosotros. Lo hacemos poniendo el cuerpo, ponemos en juego nuestras subjetividades por eso no lo hacemos sólo como un grupo de reflexión sino con dinámicas lúdicas y recreativas que también nos sirven para aflojar la palabra. Ideológicamente, retomamos la experiencia del Feminismo, porque también se puede ser varón y feminista y nos vamos sumando a las luchas de este movimiento. Participamos de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, de la Campaña contra las Violencias, del frente Abolicionista Nacional para terminar con el sistema prostituyente. Siempre partiendo de un lugar crítico, cuestionando el lugar de privilegio que el patriarcado nos ha asignado por ser varones.

¿Cómo analizas el mensaje sexista que, más o menos explícitamente, se manifiesta en los medios masivos de comunicación?

El mensaje sexista lo vemos en las publicidades de contenidos audiovisuales, en programas enteros, en concursos de belleza. Las publicidades muchas veces son violentas hacia las mujeres, naturalizan cuestiones y las generalizan, como si todos los varones tuviéramos esas prácticas. Poner a una mujer en situación de competencia por su belleza no es otra cosa que cosificarla respecto de las demás o mostrarla en la Fiesta de la Vendimia por ejemplo. Pasar por el kiosco y que todo sea mujeres desnudas, cosificadas, exacerbando determinadas partes de su cuerpo, es agraviante hacia las mujeres, y también hacia los varones que no nos sentimos representados por esos valores que reproducen prácticas patriarcales y machistas. Como comunicador y militante me siento en la obligación de hacer la denuncia y poder desandar ese camino que está tan naturalizado.

¿Cuáles fueron tus primeras experiencias en materia comunicacional?

Comencé en Santa Rosa, La Pampa provincia de la que soy oriundo. Allí estudié la carrera de Comunicación en la Universidad Nacional de La Pampa donde fundamos el Foro de Periodismo y Comunicación de la Universidad Nacional de La Pampa y desde ese espacio buscamos instalar, a través de charlas y actividades, temas como el acceso a la información pública que es un derecho humano básico. Otro de los objetivos del Foro era que algún día vuelva la carrera de Comunicación, que se había cerrado por cuestiones presupuestarias y seguir formando a los futuros periodistas y profesionales de la comunicación.

¿Cuál es, a tu entender, el rol de lxs trabajadorxs de prensa en los procesos de cambios de la sociedad?

Lxs comunicadorxs sociales tenemos el rol de articulación entre lo que no se baja fácilmente desde las esferas de decisión política. En ese sentido lxs periodistas somos el nexo con la sociedad, con la comunidad y cada uno elije cómo hacerlo. Yo no creo en el periodismo objetivo y neutral. Estamos siempre tomando una posición desde el momento que armamos la noticia, a quiénes la brindamos y dónde elegimos trabajar, si somos militantes. En mi caso, me ubico desde el espacio de militante de género. También es una lucha, acompañando los reclamos y los derechos de las mujeres, tratando de visibilizar los reclamos históricos del movimiento feminista desde los instrumentos que el periodismo y la comunicación me da, como por ejemplo el programa de radio. En ese marco es todo un desafío como comunicador y como varón poder posicionarme en un lugar crítico, reconociéndome como parte de un colectivo opresor de las mujeres. Creo que estas cuestiones se fortalecen en la lucha en la calle y con los instrumentos que me da el periodismo.

Comentarios

0 Comentarios