Inicio Destacada En primera persona | Un alemán en el Mardi Gras

En primera persona | Un alemán en el Mardi Gras

99

De origen alemán, Mathias Vef vive un poco en Berlín y otro poco en Londres. Es un artista visual que define su trabajo como “un experimento en curso que reflexiona sobre temas como la identidad y la realidad, la belleza o la masculinidad”. También es un recurrente colaborador de la famosa guía de turismo gay “Spartacus”, lo que le ha permitido viajar por el mundo como pocos. Hoy nos cuenta sobre un viaje distinto: sus recientes vacaciones en Sydney con su pareja y amigos, y su opinión sobre una de las celebraciones gays más populares en todo el mundo: el Mardi Gras.

Mardi Gras, "una especie de carnaval donde la gente se disfraza y se divierte con su grupo o su carroza".
Mardi Gras, «una especie de carnaval donde la gente se disfraza y se divierte con su grupo o su carroza».

 

Por Mathias Vef para SentidoG

Yo había estado en Sydney, pero nunca para la época del Mardi Gras. Mi pareja, en cambio, vivió allí hace unos 12 años y fue al desfile un par de veces; incluso formó parte de una carroza. Sydney es una ciudad que nos encanta a los dos y siempre quisimos volver juntos. Durante cinco años planeamos nuestro regreso varias veces, pero es un viaje muy largo y muy caro, y nunca lo concretábamos. Hasta que en enero de este año nos terminamos de decidir, y por varias razones: era una buena oportunidad para escapar del horrible invierno que hizo en toda Europa; pero además conocemos a muchos chicos de Australia, y varios de ellos iban a viajar para el desfile. Y, ya que estábamos, coordinamos con otros amigos de otros lugares del mundo para encontrarnos todos allí.

Mathias (izquierda), junto a su pareja, en las calles de Sydney.
Mathias (izquierda), junto a su pareja, en las calles de Sydney.

 

Algo curioso es que yo conocía Oxford Street y el área donde se realiza el desfile, y había visto muchas fotos de ediciones anteriores; sin embargo, una vez allí, todo me pareció más pequeño de lo que recordaba. Pero me sorprendió mucho más lo amigable que es la gente en general: todos se ven muy contentos y entusiasmados, incluso las personas heterosexuales que también participan. Es una fiesta muy popular que esperan todos los australianos, no solamente los gays. Es el evento más grande de toda Australia, después de Año Nuevo, y me pareció que la gente tenía una alegría muy inocente al respecto.

"El Mardi Gras es una celebración a la que se asiste como espectador".
«El Mardi Gras es una celebración a la que se asiste como espectador».

 

El Mardi Gras es una celebración a la que se asiste como espectador. Uno observa, pero no puede meterse adentro del desfile. Es como una especie de carnaval donde la gente se disfraza y se divierte con su grupo o su carroza. Aunque es algo muy lindo de ver, personalmente me gustan más otras marchas, como la de Berlín o la de San Pablo, donde se puede participar más. Tampoco me pareció un evento tan político, si bien había varios partidos y organizaciones, como las de aborígenes o de personas intersexuales. Por ejemplo, el matrimonio gay es un tema muy importante en Australia, pero no vi que en el desfile le dieran demasiada trascendencia. En otro orden de cosas, aunque no está permitido el consumo de alcohol en las calles, la policía no es tan estricta y siempre hay maneras de obtener un poco de champán 😉

"la gente se disfraza y se divierte con su grupo o su carroza".
«La gente se disfraza y se divierte con su grupo o su carroza».

 

El clima estuvo frío y lluvioso. Hacia el final del Mardi Gras, empezó a llover muy fuerte e hizo bastante frío. En general, de las dos semanas que estuvimos en Sydney, solamente disfrutamos de tres días de playa. Así que tuvimos que dedicarnos a otras actividades, como pasear en bicicletas, algo que los residentes no suelen hacer porque es una ciudad con muchas colinas. Debo decir que fueron unas vacaciones muy saludables. En Sydney se come muy sano (jugos frescos, frutas y cosas por el estilo). Y en la esquina de las calles Oxford y Flinders hay un restaurant cubano muy bueno, que no es gay pero donde la comida era muy rica.

La barra de amigos de Mathias, en pleno Mardi Gras.
La barra de amigos de Mathias, en pleno Mardi Gras.

 

Con nuestros amigos alquilamos un departamento a una chica. Lo bueno fue que ella tenía un amigo gay que vivía cerca y hacía fiestas en la terraza de su edificio. Así que lo contactamos y nos invitó. Estuvo muy divertido; era en un piso 20 y había una pileta con 30 o 40 chicos muy lindos y agradables. Entre ellos, un chico gay aborigen que es pole dancer, al que le hicimos una entrevista. En general es muy fácil conocer gente en Sydney, son muy abiertos y amigables. En el transcurso de las dos semanas que estuvimos ahí, se sumaron al menos 20 personas más a esas fiestas. Sin embargo, la gente de Sydney también es bastante tímida, en comparación con los alemanes, los españoles o los ingleses, cuyas fiestas suelen ser más salvajes y sexuales.

La pileta del piso 20. Lindo equipo, ¿verdad?
La pileta del piso 20. Lindo equipo, ¿verdad?

 

¿Querés conocer más sobre el arte de Mathias Vef? Visitá estos links:

www.mathiasvef.com

www.facebook.com/MathiasVef

 

Comentarios

0 Comentarios