Inicio Argentina Arzobispo de La Plata: «los gays son abominaciones amparadas por las leyes»

Arzobispo de La Plata: «los gays son abominaciones amparadas por las leyes»

62

Fuentes: Minuto a Minuto, prensa FALGBT, prensa CHA.

"Ahora resultan normales esas abominaciones amparadas por las leyes" dijo el arzobispo de La Plata, Hector Aguer acerca de la comunidad LGBT.
«Ahora resultan normales esas abominaciones amparadas por las leyes», dijo el arzobispo de La Plata, Héctor Aguer acerca de la comunidad LGBT.

En las antípodas del papa Francisco, el polémico monseñor Héctor Aguer se refirió de forma despectiva respecto a los homosexuales en una misa de desagravio por la profanación de la catedral platense que supuso el video que grabó en su interior la cantante peruana La Tigresa del Oriente.

«A causa de un descuido de la guardia, una mujer desvergonzada, vestida indecorosamente y acompañada por otro personaje que parecía mujer, entró aquí a filmar un video en el que baila y canta; se atrevió a entrar en un confesionario en son de burla, y blasfemó contra la Santísima Eucaristía, remedando la comunión y expresándose de un modo gravísimamente escandaloso», afirmó Héctor Aguer sobre el video en cuestión, en una misa celebrada en la catedral el sábado pasado.

«Según he oído decir –agregó el arzobispo-, la filmación estaba destinada a un ‘boliche gay’ de la ciudad de La Plata. Ahora resultan normales esas abominaciones amparadas por las leyes. Además, mucha gente pudo acceder a la cosa por internet».

«Ofrezcamos el santo sacrificio de la misa en reparación y desagravio por la profanación del templo, y por las blasfemias proferidas. Dediquemos al Señor la procesión de la que hemos participado, como gesto de amor y de entrega confiada, incondicional. Recemos mucho, también, por esas personas descaminadas, depravadas, para que Jesús les toque el corazón y las convierta; todo es posible para su omnipotencia y su misericordia«, concluyó.

La Tigresa del Oriente es una cantante peruana que logró reconocimiento popular a través de sus bizarros clips y, hace algunas semanas, grabó el video de la canción El Cuerpo de Cristo junto al transformista argentino conocido como La Pocha Leiva dentro de la Catedral.

Monseñor Aguer es uno de los máximos representantes del «ala dura» de la Iglesia argentina, enfrentado al cardenal Jorge Bergoglio antes de que sea elegido Papa.

 

Repudio del activismo LGBT argentino a los dichos de monseñor Aguer

La Federación Argentina LGBT (FALGBT) comunicó que, ante estas graves afirmaciones, “evaluará las acciones legales correspondientes, al tiempo que exige al Estado Vaticano una sanción ejemplificadora al Arzobispo de La Plata, quien no es la primera vez que agrede y menoscaba al colectivo LGBT, en forma extemporánea a los avances que experimenta el mundo hacia una realidad de más igualdad”.

Al respecto Esteban Paulón, presidente de la FALGBT expresó lo siguiente: “No vamos a permitir que desde un espacio institucional de la Iglesia Católica se siga denigrando a lesbianas, gays, bisexuales y trans, y más en estos términos que nos retrotraen a las peores épocas de negación de derechos de nuestro colectivo. Lamentablemente no nos sorprende, ya que es el tenor de los dichos de muchas y muchos representantes de la jerarquía de la Iglesia Católica, no sólo en Argentina, sino en toda América Latina”.

Asimismo, agregó que “si realmente hay voluntad de cambio en la mirada de la jerarquía Católica hacia el colectivo LGBT, esta es una extraordinaria oportunidad para demostrarlo. Exigimos por tanto una sanción ejemplificadora hacia monseñor Aguer, no sólo por la agresión y afrenta a nuestro colectivo, sino por el menosprecio y desconocimiento a nuestro sistema institucional que en democracia, y por amplia mayoría, ha decidido ampliar el acceso de derechos a la población LGBT con la aprobación de las leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género”.

Por su parte, César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), afirmó: “Denunciamos las declaraciones de Héctor Aguer por el nivel de discriminación y violencia, y también le respondemos que esperamos un poco de autocrítica de la iglesia vaticana. La palabra ‘abominación’ se aplica más a la complicidad y el ocultamiento sistemáticos de los obispos frente a los abusos de menores de sus sacerdotes y monjas. Un hecho tan sistemático y con cantidades tan alarmantes a nivel internacional que las Naciones Unidas (que no es un ámbito muy progresista) informaron que en 10 años hubo un total de 3.420 sacerdotes denunciados de abuso sexual; 884 fueron destituidos, o sea que el porcentaje es menor del 26%”.

Cigliutti también expresó: “Seguimos esperando que el vaticano y Francisco I cambien de una vez por todas la definición dogmática hacia nosotros/as que se enuncia en el Catecismo como ‘desviación de la naturaleza’, que provoca violencia, persecución y asesinatos hacia nuestra comunidad en todo el mundo, y que terminan justificando declaraciones como las que hizo el sábado monseñor Aguer. También informar que la homosexualidad es una orientación sexual y es una parte de la riqueza de la diversidad de las personas. Monseñor Aguer vive en Argentina, un país que tiene Unión Civil, Casamiento Igualitario y Ley de Identidad de Género, que son leyes nacionales y que “amparan” no sólo a nuestra comunidad GLTTTBI sino a toda la sociedad en la mayor garantía democrática: somos y debemos ser iguales ante la ley. Menos mal que Aguer es arzobispo y no el intendente de la ciudad de La Plata”.

Finalmente, Pedro Paradiso Sottile, secretario de la CHA, señaló: “Denunciamos las declaraciones discriminatorias de monseñor Aguer, porque no sólo atentan contra la comunidad LGTBI sino también a la Democracia, que venimos construyendo desde una perspectiva de inclusión y derechos humanos, sin discriminación alguna. Denominar abominaciones a las leyes de la nación argentina, como a los derechos amparados, garantizados y protegidos por la Constitución Nacional, es vergonzoso y repudiable, un insulto a todas y todos. Definirnos como personas depravadas o descaminadas ya no sorprende, lo definen a él como persona y autoridad de la jerarquía de la iglesia católica, cómplice de vulneraciones de derechos humanos en la historia de todo el mundo. Debemos promover e impulsar estados laicos y principios de diversidad, como también la urgente modificación de la ley antidiscriminatoria para que incluya la protección de la orientación sexual, identidad de género y sus diversas expresiones de toda la ciudadanía”.

Comentarios

0 Comentarios