Inicio Suplementos Cultura Queer «Con nuestras obras buscamos lo diferente, aquello de lo que no se...

«Con nuestras obras buscamos lo diferente, aquello de lo que no se quiere hablar»

41

Por Esteban Rico (SentidoG)

La banda teatral La Horrorosa acaba de estrenar su última obra, "Ruleta Rosa" que puede verse todos los sábados de junio y julio en ESPACIO URBANO, Acevedo 460, Villa Crespo.
La banda teatral La Horrorosa acaba de estrenar su última obra, «Ruleta Rosa» que puede verse todos los sábados de junio y julio en Espacio Urbano en el barrio de Villa Crespo.

La banda teatral La Horrorosa es un colectivo latinoamericano de artistas de diferentes países de nuestro continente que hace cuatro años viene montando sus obras en la Ciudad de Buenos Aires. Con puestas como Baratísima y Jaula para Cuatro, han sacudido el off porteño con un teatro crudo y visceral que se ocupa de desnudar el lado más oscuro de la naturaleza humana.

El 7 de junio, el grupo estrenó su obra más reciente, Ruleta Rosa, la cual narra una serie de historias protagonizadas por cinco chicos gays con Buenos Aires como principal escenario. La puesta cuenta con la dirección del joven director chileno Nibaldo Maturana y está protagonizada por J. Andrés Charcape, Mirko Paredes, Sebastián Fiaño, Christian Nieves Ariel Sandez (de Entre Tipos).

SentidoG tuvo la oportunidad de sentarse a dialogar con tres de los integrantes de La Horrorosa: Nibaldo Maturana, Christian Nieves y la vestuarista Helgalís Ramos. En la charla, nos contaron acerca de la inspiración y el armado detrás de Ruleta Rosa, de cómo se conformó esta banda teatral tan particular y de la opinión que les merece la movida teatral de temática gay de la Ciudad de Buenos Aires.

¿Cómo nació la idea de la obra?

NM: Ruleta Rosa surge de una cosa súper instintiva y del deseo de generar una obra de teatro en primera instancia, no tiene ni mayor ni menor pretensión que esa. Yo había laburado y había conocido la obra La Ronda de Arthur Schnitzler, y tenía muchas ganas de trabajarla y de hacer una obra solamente con hombres, no sólo por una cosa de género, sino para poder hablar de algo intimo que yo pudiera manejar y de poder crear una dramaturgia colectiva con los actores. Entonces, al momento de decidir hacer este nuevo montaje, tomamos La Ronda como excusa. De las diez escenas de esa obra, armamos diez escenas nuevas en base a improvisaciones. Y de esas improvisaciones, fuimos construyendo lo que es Ruleta Rosa.

Cuéntennos acerca de La Horrorosa, ¿cómo se conformó?

HR: Nosotros nos conocimos en la Universidad de Buenos Aires (UBA) mientras cursábamos la maestría de Crítica de Teatro y Cine Latinoamericano. Allí nos convocó José Maldonado, un chico que terminó siendo el director de la primer obra que hicimos juntos, Estúpidamente Medea. Como este director nos parecía un poco hijo de puta, decidimos matarlo y llamarnos La Horrorosa, que somos Nibaldo, Christian, yo, Javier Soria, que es un director boliviano y Sherry Denis, una actriz mexicana. Ahí nosotros hicimos Baratísima, dirigida por Christian y Jaula para Cuatro que dirigió Javier. Luego de eso, decidimos hacer Ruleta Rosa ya convocando más gente: los actores, el fotógrafo que es argentino, la productora que es chilena y la iluminadora que es mexicana.

CN: Siempre hemos apostado al recurso de muchas naciones latinas juntas, creando un lenguaje en común a partir del lenguaje propio de cada uno de nosotros. Porque ahora mismo, un chileno, un boliviano, un mexicano, un peruano, un argentino y un puertorriqueño buscamos ese lugar, ese punto en común donde podemos hablar de las mismas cosas, a pesar de que lo que uno trae culturalmente bien pueda ser muy familiar o muy distinto. Y eso es lo que nos mueve.

ruleta 2

Antes nos comentaban que la dramaturgia fue generada a través de la improvisación. ¿Cómo fue ese proceso?

NM: Lo que tratamos de hacer con la obra de Schnitzler fue contextualizar esa sexualidad que él planteaba en su época, que era una ronda en la que todos terminaban unidos porque todos pasaban por una persona que al final se conectaba con las demás en una ronda de amantes. Lo que nosotros laburamos aquí es el cruce de eso. De que en estos tiempos todo es más rápido, más efímero y todo el mundo tiene más posibilidades de conocer a todo el mundo. Y eso también es lo que buscamos trabajar.

CN: Nosotros comenzamos trabajando La Ronda como texto base para la improvisación, agarrando esos vínculos, esas posiciones de jerarquía.

NM: Todos fueron pasando por todos los roles, probando las energías y viendo qué surgía del material que cada uno iba proponiendo.

CN: Y de ahí, cada uno de nosotros, como somos cinco actores, teníamos que trabajar dos energías de dos personajes particulares que vendrían a ser la máscara y la contramáscara, los opuestos. Entonces, esa relación de oposición hace que los roles tengan mucha más humanidad. Y de ahí, justamente terminó siendo que cada uno trabajó dos energías de esos personajes en oposición para crear lo que terminarían siendo diez encuentros en total, que son los mismos diez encuentros que tiene la obra original.

¿La obra está dividida en diez actos?

NM: La obra son diez escenas. La puesta no labura de ninguna manera la linealidad, no tiene una narración aristotélica, es teatro de fragmentos en donde lo que buscamos es, a través de la síntesis, poder narrar y develar a estos personajes. Entonces, más allá de narrar una historia que vaya en orden cronológico, son momentos que pueden estar perfectamente en cualquier otro orden, pero que narran exactamente lo mismo que queremos contar.

CN: Lo bueno es que en esta obra, el público se siente como que tiene una parte muy activa durante el montaje porque los invitamos a ser parte de la misma ronda donde nosotros estamos actuando.

NM: Es como una especie de arena, es un círculo de sillas y tanto actores como público están sentados al mismo nivel.

CN: El espectador tiene la posibilidad de ir armando los personajes, porque ellos presentan un montón de situaciones y de maneras de comportarse ante determinados momentos.

ruleta 5

¿Por qué se les dio por hacer una historia sólo de hombres y de temática gay?

NM: Para serte sincero, nos han preguntado mucho esto, por qué no hay una chica trans o por qué no hay alguna lesbiana. En realidad es porque quería que fuese lo más honesto posible. Quería que fuera un lugar en el cual yo pudiera laburar con conocimiento de causa y porque también, creía que de esa manera podíamos generar un trabajo un poco más rápido, en el sentido de poder generar la obra con el material que todos teníamos y que todos conocíamos.

CN: Y mucho más sincero, porque también partía de que éramos nosotros mismos poniéndonos ahí. Entonces, estábamos hablando de encuentros casuales. Y dentro de la sexualidad gay, los encuentros casuales son algo que siempre ocurre y de lo que muchas veces se habla con determinado recelo. Se trata de lo que hago en un momento en el que estoy desinhibido que después ni me atrevo a contarlo. Entonces, acá estamos contando esos momentos.

En las funciones que han hecho hasta ahora, ¿qué devolución han tenido del público?

NM: El público generalmente dice que la obra es fuerte, lo cual es parte del lenguaje de La Horrorosa. Nosotros trabajamos mucho el concepto de que “lo feo es bello”. Nos gusta meternos con temas que a lo mejor no a todo el mundo le gusta tomar y contar cosas que pueden ser horribles, feas, violentas y tratar de contextualizarlas en una poética, en algo que termine narrando lo que nosotros queremos.

CN: Es algo que pasa mucho con nuestro trabajo, son tan provocadores que la gente sale de la sala y no te puede emitir un comentario concreto de lo que le pareció, lo tienen que procesar. Porque son muchas imágenes…si hay algo que nos caracteriza, es que en muy poco tiempo te mandamos todas las imágenes más fuertes que podamos. En lo que es una hora y diez de función, te estamos dando una visión de lo que puede ser nuestra sexualidad exacerbada. Está todo junto, no hay tabú y lo que sí sucede es que la gente se va muy provocada, muy movilizada. Y a mí me parece perfecto, porque si el trabajo te lo puedes llevar, entonces estamos logrando nuestro objetivo.

HR: A mí lo que más me impactó de las retribuciones del público, fue un chico gay que me dijo “es muy fuerte, no sé por qué escogieron hablar de eso cuando pueden hablar desde todo lo bueno y positivo que es ser gay y ustedes escogen justamente hablar de aquello por lo que se nos condena”.

ruleta 7

¿Qué opinión les merece la cantidad de oferta de teatro de temática gay que hay en Buenos Aires?

HR: A mí me parece que el teatro de temática gay de Buenos Aires está bastante vinculado a lo que está pasando políticamente, de cómo lo gay está aceptado desde lo legal. Me parece que el teatro gay en general es diferente al nuestro, porque va a la par de la idea de igualdad. Justamente, hay un esfuerzo y un decir de esas obras gays que vienen a hablar de la igualdad: “nosotros somos todos iguales, no importa si nos gusta la pija o la concha”. Sin embargo, nosotros siempre con las obras buscamos lo diferente, aquello de lo que no se quiere hablar.

CN: De alguna manera, eso es precisamente lo que nos parece particular, porque una persona también nos decía “pero también hay gays que se quieren casar y formar una familia” y está todo bien con eso. Y en esta ciudad particularmente es algo que se ha podido lograr. Pero de alguna manera, nosotros también buscamos todo eso que a lo mejor es criticable por la sociedad acerca de los gays: la pluma, lo sórdido, la promiscuidad. Porque al final, uno no puede hacerse el boludo con lo que uno es y sabemos que también hay gente así. ¿Por qué no hablar de ellos también?

HR: Es un tema que nosotros siempre hemos tenido en todas las obras, siempre pensamos en eso que no es bonito, que es feo, porque está bueno que la gente lo vea. Seguramente nunca vas a verlo si no vives así, entonces queremos que sepan cuán oscuro puede llegar a ser alguien en alguna situación determinada. También nos parece interesante reforzar eso en cuanto a visibilidad.

¿Qué expectativas tienen con la obra?

NM: Nuestra intención es que la pueda ver la cantidad mayor de gente posible para poder tener más temporadas a futuro. Y lo otro que nos interesa como grupo es poder generar nuestros propios trabajos, ya que funcionamos como una familia, donde tenemos a la misma gente que labura en los mismos montajes. También queremos poder llevar las obras a nuestros países. Por ejemplo, en mi caso, yo sé que presentando Ruleta Rosa aquí significa una cosa. Pero lo que significa en mi país en donde todo es distinto, donde no hay ley de matrimonio ni nada que resguarde a los gays, cobra otro sentido. Entonces ese discurso que generamos en la ciudad de Buenos Aires también puede ser muy útil y muy valioso en los lugares de donde venimos nosotros.

ruleta 8

Ruleta Rosa puede verse todos los sábados de junio y julio a las 20:30 hs en ESPACIO URBANO, Acevedo 460, Villa Crespo. Para más información, ingresar a la página de Facebook de la obra.

Comentarios

0 Comentarios