Inicio Destacada «EGO, mi verdadera historia» de Diego Beares: recargada y con nuevos actores

«EGO, mi verdadera historia» de Diego Beares: recargada y con nuevos actores

117

SentidoG

Lucas Mayan, Ezequiel Martinez y Alan Shuarman son los nuevos integrantes del elenco de "EGO, mi verdadera historia", la última obra de Diego Beares.
Lucas Mayan, Ezequiel Martinez y Alan Shuarman son los nuevos integrantes del elenco de «EGO, mi verdadera historia», la última obra de Diego Beares.

Luego de un pequeño impasse durante el mes de junio, volvió recargada la segunda temporada de EGO, mi verdadera historia al teatro El Piccolino en el barrio porteño de Palermo. La sexta obra del actor, autor y director Diego Beares se renueva con cambios en el elenco, un nuevo personaje y la incorporación de una ex Chiquititas al reparto. La puesta sigue siendo un fiel reflejo del tras bambalinas del mundo del espectáculo, con un humor negro y ácido y una estética muy Bearesca.

EGO cuenta la historia de Tomás Romero, un director de cine argentino que escapa del país durante la crisis del 2001 y se va a vivir a España, donde se convierte en el máximo exponente del cine de habla hispana. Treces años después, Tomás vuelve al país a filmar su biopic, aunque con una realidad un tanto distorsionada. La ambiciosa puesta cuenta con 14 actores en escena, entre los que se encuentra el propio Beares en el rol principal y puede verse todos los jueves a las 22:30 hs. en el teatro El Piccolino (Fitz Roy 2056).

Esta renovada versión de la obra presenta a tres nuevos actores que hacen su debut en el teatro semicomercial. Ellos son Lucas Mayan, Alan Shuarman y Ezequiel Martínez. SentidoG se sentó a dialogar con Diego Beares para que nos cuente acerca de los cambios en esta nueva temporada de su obra y con estos tres jóvenes intérpretes para que compartan su experiencia de formar parte de EGO.

Tomas Romero

Diego, ¿cuáles son los cambios que le hiciste a EGO?

Después de este pequeño receso que hicimos, la nueva versión de EGO viene más picante. La idea era que los cambios fuesen súper positivos. Una de las escenas más potentes que tiene la obra es el casting, entonces la idea era cambiar un poco esos personajes para darle un poco de aire y trabajar un poco con los chicos, con lo que proponían ellos y con lo que ya había desde el guion original. A partir de las críticas que nos hicieron y de las devoluciones de la gente, también la idea era que la obra evolucione. También está la incorporación de Jimena Piccolo, ex integrante del elenco de Chiquititas. Ella es un emblema de las series Cris Morena y a mí siempre me han dicho que soy como «el Cris Morena de los putos». Entonces, es algo medio gracioso, porque mis obras tienen algo de esa estética medio 2000, medio Rebelde Way.

Contanos acerca del personaje que aparece en esta nueva versión de la obra.

Aparece un personaje nuevo que es el que interpreta Lucas Mayan, que vendría a ser el “nos estamos conociendo” de Martín (Guido Gastaldi), el asistente personal y ex pareja de mi personaje, Tomás Romero. Esto le genera un poco de cortocircuito a Tomás, porque aparece en escena un rival. Martin por primera vez muestra que puede tener una vida, porque Tomás siempre mencionaba a sus amantes y los nombraba, pero no se los veía. En un momento lo denigra tanto que dice las profesiones de los novios de Martín, como diciendo, “vos te podes acostar con cualquiera, pero siempre vas a seguir siendo mío”. Entonces es interesante sumar este personaje que ya se lo venía mencionando un poco en las últimas funciones de esta segunda temporada y ponerlo en carne y hueso, porque va a generar algo nuevo entre Martín y Tomás.

¿Qué tiene de particular EGO que permite que les puedas hacer todos estos cambios?

EGO es una obra en la que vemos el backstage de una película. Tiene varias historias que se van contando y como la obra está escrita para eso, tiene la posibilidad de incorporar nuevos personajes. Al ser tan amplia y al contar la historia de este director como a él se le antoja contarla, se abre un abanico en donde podemos incorporar nuevos personajes. En EGO está la posibilidad de jugar y de darles oportunidad a los actores en esta escena del casting de que se diviertan y puedan crear. El que viene a ver la obra y tiene experiencia en castings, se puede sentir identificado y el que nunca fue a un casting, puede tener una idea de lo que puede llegar a pasar cuando se da este abuso de poder de parte de los directores.

grafica sin textos

Lucas, Alan y Ezequiel, cuéntennos cómo son sus personajes en EGO.

Lucas Mayan: Mi personaje se llama Juan, que es es el novio de Martín, el asistente y ex pareja de Tomás. Juan genera ese rechazo de parte de Tomás cuando aparece en escena, no vamos a contar dónde ni cómo. En algunas cosas se parece a mí, en lo tímido quizás.

Alan Shuarman: En EGO hago a uno de los chicos del casting, Daniel, que tiene algunos temitas sin cerrar. Participa de una escena muy graciosa donde tengo la oportunidad de jugar mucho con los chicos y con Diego. Después hago de quien es Martín de joven en la película en una escena muy divertida junto con Ezequiel. Y también bailo un par de coreografías en los cuadros musicales de la obra.

Ezequiel Martínez: Mi personaje es Pedro Robledo, un actor que está dispuesto a lo que sea con tal de conseguir un papel en la película de Tomás. Más allá del physique du rol que busca encontrar el director, me parece que lo que ve en Pedro es que él también está dispuesto a todo con tal de conseguir su objetivo, por más que físicamente no se parezca en nada a él. Es esa actitud también la que lo lleva a elegirlo. Y después soy quien interpreta el papel de Tomás de joven en la película.

Alan Shuarman.
Alan Shuarman.

¿Con qué tipo de experiencia teatral cuentan?

LM: Yo no tengo experiencia profesional, pero siempre me gustó el teatro. Estudié un tiempo con Lito Cruz y actualmente estoy estudiando en el Teatro San Martín. Pero esta es mi primera experiencia actoral dentro de una obra.

AS: Hago teatro hace varios años, incluso estuve en El Piccolino donde tomé clases con Fernando Sureda durante tres años. Ahora estoy hace cuatro años en la escuela de Martín Blanco. Hice algunas obras en la escuela, donde se hacen presentaciones todos los fines de año. No me dedico plenamente a la actuación, aunque me encantaría. Tengo otro trabajo que me sostiene económicamente y estudio Marketing. La realidad es que el teatro es lo que me apasiona y lo que nunca dejé de hacer y sigo haciendo.

EM: Digamos que obra en cartelera, esta sería la primera. Estudié dos años con Susana Di Gerónimo y el año pasado hice un año con Lito Cruz. Si bien desde la adolescencia se despertó este interés, es algo que siempre me gustó, pero recién el año pasado empecé a dedicarme enteramente, a tirarme a la pileta y empezar a ir a castings. Este año recién audicioné por primera vez. Prácticamente esta fue mi primera audición y me fue bien, así que tuve suerte.

Lucas Mayan.
Lucas Mayan.

¿Cómo es trabajar con Diego Beares?

LM: La verdad es que todavía mucho no lo conozco. Averigüé un poco acerca de él para saber con quién iba a trabajar. Por lo que escuché, tengo entendido que es muy profesional, muy buen actor y me pone contento que mi primera experiencia profesional sea con él como director. Espero lo mejor, esa es mi expectativa.

AS: Por lo poco que lo conozco, lo veo como un director muy activo, muy presente, está todo el tiempo motivando. Te deja también mucha libertad para poder crear. En las coreografías, la verdad que yo no puedo inventar ningún paso, pero se presta mucho a que cada uno pueda opinar y dar su punto de vista y eso está muy bueno. Yo justamente llego al casting de esta obra por una amiga mía que lo conoce a Diego y me habló muy bien de él. Así que tuve buenas referencias en primera persona y eso es una garantía.

EM: Tuvimos muy pocos ensayos, pero la verdad que todo diez puntos hasta ahora. Lo bueno es que, si bien esta obra ya se viene haciendo desde el año pasado, Diego me dio la libertad de que yo le ponga lo mío al personaje. Yo tuve la chance de verla la temporada pasada y vi como era el personaje. Eso de alguna forma ayuda a refrescar la obra. Yo trato de no apegarme a lo que vi, sino de darle mi impronta y por ahora estoy conforme y contento.

10482871_685278798175510_5068423967818334139_n
Ezequiel Martinez.

¿Cómo se sienten al tener que desnudarse en la escena del casting?

LM: Pienso que un actor se tiene que mostrar de todas las maneras posibles, pero no deja de ser difícil, hay que ser sincero. Hay que estar dispuesto a todo como actor, pero es la primera vez que tengo esta experiencia y justo este papel requiere un desnudo. Pero muy tranquilo y con intención de disfrutarlo.

AS: Un actor para mí es un producto y tiene que exponerse de todas las formas que pueda y esta es una. Creo que es algo totalmente normal y uno tiene que estar predispuesto sin pensarlo demasiado. Tirarse a la pileta y jugar y hacerlo sin darle demasiadas vueltas.

EM: La verdad que nunca me lo puse a pensar seriamente. Es algo que ni siquiera lo medité. Yo estoy totalmente tranquilo, no es algo que me moleste para nada. Es algo totalmente natural. Al haber visto la obra, ya sabía lo que iba a tener que hacer y no me genera ningún problema hacerlo.

 

EGO, mi verdadera historia puede verse todos los jueves a las 22:30 hs en el Teatro El Piccolino (Fitz Roy 2056, Palermo). Reservas al 4779-0353 o en la web del teatro. Para más información, ingresar a la página de Facebook de la obra.

Comentarios

0 Comentarios