Inicio Destacada La orientación sexual crea el armario de cristal en las empresas

La orientación sexual crea el armario de cristal en las empresas

46

Fuente: La Nación (Argentina)

El ex CEO de la empresa British Petroleum acaba de editar su libro "The Glass Closet" en el cual habla de las dificultades de los empleados LGBT en las grandes empresas.
El ex CEO de la empresa British Petroleum acaba de editar su libro «The Glass Closet» en el cual habla de las dificultades de los empleados LGBT en las grandes empresas.

John Browne, ex CEO de una de las empresas más grandes del mundo, British Petroleum (BP), es homosexual. La interpretación de la frase puede dividir las aguas entre los que consideren que se trata una noticia sin importancia y los que se escandalicen. Estos últimos fueron los destinatarios de lo que la prestigiosa publicación The Economist llama el juicio mediático, al que fue sometido Browne y que culminó con su renuncia el 1° de mayo de 2007.

Pero el ex CEO no se retiró ni se escondió sumido en la vergüenza de la exposición pública sobre su orientación sexual, sino que, por el contrario, publicó un libro, The Glass Closet (El armario de cristal), en el que describe cómo fue vivir mintiendo y en qué medida «salir del armario es un buen negocio».

Se convirtió en un líder, en defensa de los derechos homosexuales en el mundo corporativo. El propio nombre del libro es una alusión al techo de cristal, habitualmente referido al límite superior que las mujeres no pueden atravesar para acceder a los cargos más importantes.

Según registra The Economist, en ninguna de las 500 compañías mencionadas por la revista Fortune hay un CEO que haya declarado abiertamente su homosexualidad. Las causas son varias, según Browne. La capacidad de adaptación a las nuevas costumbres está condicionada por la configuración de los comités de dirección, habitualmente constituidos por hombres que iniciaron sus carreras hace muchas décadas.

La consecuencia es que los jóvenes ocultan su homosexualidad por temor a ser señalados negativamente y perder oportunidades de promoción. Browne señala que existe entre el 5 y 10% de los empleados con orientación homosexual, una cifra nada despreciable teniendo en cuenta la insaciable búsqueda de talentos.

Otro de los problemas es que si se actúa globalmente, no todos los países aceptan con facilidad las políticas corporativas que alientan la no discriminación, sino que se declaran abiertamente homofóbicos por sus políticas, como lo hizo Rusia recientemente, o como en Uganda o Nigeria.9780062316974

Para ponerlo en términos más claros, si una empresa como BP explora y encuentra yacimientos de petróleo en cualquiera de estos países deberá tener un cuidado especial, francamente discriminatorio, al seleccionar a los empleados que puede enviar.

Se viven tiempos donde confluyen etapas sociales que se superponen y a la vez deben convivir. Las transiciones culturales son lentas, ya se sabe, y en cualquier conflicto algo se pierde. A veces mucho, aun teniendo en cuenta los inevitables rubros de los costos y la rentabilidad.

Pero la cuestión planteada por Browne tiene raíces más profundas, anteriores a su planteo y que tienen absoluta vigencia: la relación entre el trabajo y la vida privada.

Para ir al grano: ¿qué importa la orientación sexual si un empleado o empleada de cualquier nivel cumple satisfactoriamente con las tareas u objetivos que la empresa espera de él o ella? El sentido común respondería nada. Los prejuicios, mucho.

Según palabras de Browne, «la gente es más creativa
si no está usando una cuarta parte de su cerebro para esconder quiénes son
«.

El dilema entre el vínculo trabajo-vida personal sigue vigente, en muchos otros aspectos, más allá de la homosexualidad. Es muy difícil creer que un empleado son dos personas casi al mismo tiempo. Su historia de vida, sus valores, preferencias y gustos no pueden quedar colgados del perchero en el momento de entrar. Hay, en este punto, un tema a dilucidar, bastante complicado y que no es conveniente colocar bajo la alfombra.

 

Comentarios

0 Comentarios