Inicio Suplementos Deportes Un beso gay protagoniza la apertura de los Juegos de la Commonwealth

Un beso gay protagoniza la apertura de los Juegos de la Commonwealth

74

Fuente: El Mundo

El actor escocés John Barrowman besó a un bailarín en plena ceremonia de los Juegos del Commonwealth. La homosexualidad se considera ilegal en 42 de los 53 países de la Mancomunidad.
El actor escocés John Barrowman besó a un bailarín en plena ceremonia de los Juegos del Commonwealth. La homosexualidad se considera ilegal en 42 de los 53 países de la Mancomunidad.

El actor escocés John Barrowman robó el protagonismo a Rod Stewart y a Susan Boyle con un sonado beso a un bailarín en la apertura de los Juegos de la Mancomunidad de Naciones en Glasgow.

Vestido de morado, Barrowman (que actúa en la serie Dr. Who y es abiertamente gay) cantaba Welcome to Scotland entre un bosque de bailarines cuando salió al encuentro de su supuesto novio, que reaccionó con estupor ante el beso contemplado por cerca de mil millones de espectadores en los países de habla inglesa.

El gesto no habría tenido mayor trascendencia si no fuera porque en 42 de los 53 países de la Mancomunidad de Naciones la homosexualidad sigue siendo ilegal. El viceprimer ministro británico Nick Clegg se sumó a la campaña de la comunidad gay y declaró a su paso por Glasgow que «es inaceptable que en el 80% de los miembros de la Commonwealth se practique alguna forma de discriminación contra los homosexuales«.

El liberal-demócrata Clegg se refirió directamente a los deportistas olímpicos que han salido recientemente del armario, como Tom Daley, Ian Thorpe o Nicola Adams, y recordó cómo en algunos países que pertenecieron al imperio británico se está dando «una preocupante marcha atrás».

«No podemos dictar a otras naciones cómo comportarse, pero sí podemos promover los principios que creemos que son justos en una sociedad abierta, en el Reino Unido o en el extranjero», agregó Clegg, que recordó el reciente paso dado en Gran Bretaña con la Ley del Matrimonio Igualitario.

El primer ministro David Cameron cedió por su parte la palabra al portavoz de la Cámara de los Comunes, John Bercow, quien se refirió a la «vergonzosa criminalización de la homosexualidad en los países de la Commonwealth«.

La Reina Isabel II vio, asintió y calló ante la presencia de más de 40.000 espectadores que abarrotaron el estadio Celtic Park de Glasgow. A su vera estuvo también el ministro principal de Escocia, Alex Salmond, que se ha impuesto una tregua de once días en su campaña por la independencias.

En los Juegos de la Commonwealth participan 71 naciones y territorios de ultramar. Tanto Escocia, como Gales e Irlanda del Norte compiten con su propio equipo y bajo su propia bandera.

Comentarios

0 Comentarios