Inicio Política y activismo Ciudad declara de interés contenidos de editorial sobre familias LGBT

Ciudad declara de interés contenidos de editorial sobre familias LGBT

31

Por Leandro Fogliatti (SentidoG)

Diego Borisonik, María Rachid, Hernán Klein y Darío Fernández, durante la declaración de interés de la editorial Molinos de viento. (Imagen: Molinos de viento).
Diego Borisonik, María Rachid, Hernán Klein y Darío Fernández, durante la declaración de interés de la editorial Molinos de viento. (Imagen: Molinos de viento).

 

La editorial Molinos de viento, especializada en contenidos sobre familias LGBT, fue declarada de interés para la promoción y defensa de los derechos humanos de la ciudad de Buenos Aires. El reconocimiento se oficializó en un acto público realizado este lunes, en el salón Intersecretarías de la Legislatura porteña. La declaración 213/14 expresa que a través del trabajo de la editorial “se visibilizan las distintas formas de familia y se promueve el respeto a dicha diversidad, lo que constituye un aporte a la inclusión, a la no discriminación y a la difusión de los derechos de quienes las conforman”.

En diálogo con SentidoG, Darío Fernández, uno de los directores de la editorial, expresó que esta declaración “representa un reconocimiento institucional a estos libros como herramientas útiles para la formación de una sociedad más plural y diversa”. Y agregó: “Pensamos que podían ser libros útiles para un grupo reducido de personas, pero hoy día nos damos cuenta que es un material que la sociedad argentina estaba necesitando para ayudar a las nuevas generaciones a reconocer las diferentes realidades familiares y personales que hoy cohabitan nuestro país”.

El director de la editorial destacó que “afortunadamente, los docentes son los más interesados en nuestra editorial. Estamos siendo invitados a participar de jornadas docentes en varios puntos del país, por ejemplo el próximo 4 de octubre estaremos presentes en las primeras jornadas de educación inclusiva de San Miguel ‘Enseñar en el aula diversa: una propuesta pedagógica’”. Y concluyó: “Estamos esperanzados que en un futuro próximo podamos lanzar nuevos títulos en los que estamos trabajando”.

Además de Fernández, en el acto de declaración estuvieron presentes Hernán Klein, codirector de la editorial; María Rachid, legisladora de la Ciudad de Buenos Aires y autora de la declaración; y Diego Borisonik, en representación de la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural del Gobierno de la Ciudad.

María Rachid comentó que si bien en cuanto a diversidad sexual “hemos alcanzado casi una igualdad jurídica”, “todavía quedan algunas cuestiones pendientes que tienen que ver no solo con la diversidad sexual sino con las familias en general”, en referencia a una nueva ley de adopción, “que modifique sobre todo los tiempos legales, para que los niños puedan llegar a todas esas familias que los están esperando”. La diputada también se refirió al tema de la filiación: “Nuestro Código Civil establece que la filiación es por naturaleza o por adopción, y esto deja afuera la gestión por sustitución y otras técnicas de reproducción asistida, donde hay un vínculo que todavía no ha sido reconocido”.

Rachid concluyó: “Hemos avanzado mucho, pero falta la igualdad real, la de todos los días y para eso hay que dar una batalla cultural. Y para esa batalla cultural necesitamos iniciativas como esta [por la editorial]; sabemos lo bueno y lo importante que son estos libros para la vida de nuestras niñas y nuestros niños”.

A su turno, Hernán Klein, recordó un pasaje de Don Quijote que refiere a los molinos de viento, y reflexionó: “Afortunadamente, en la Argentina de los últimos años muchos han dedicado su trabajo y su voluntad a luchar contra verdaderos gigantes, y otros tantos han dado ese aventón inicial, el más importante, a las aspas de los distintos molinos, para que ideas, deseos y objetivos comiencen a girar. Se ha logrado avanzar mucho en la sanción de leyes inclusivas que permiten que iniciativas como la nuestra prosperen, reflejando la diversidad de cada individuo y la realidad de las familias diversas, mostrándonos cómo se conforman, cómo se relacionan y cómo tienen las mismas bases que las hacen iguales entre sí, a pesar de las diferencias. Es justamente a partir de esta construcción que surgen los libros que dieron origen a Molinos de viento, y que son un primer aventón para movilizar a la sociedad hacia un mundo más diverso, más justo, en el que nuestros hijos puedan ser libres, sin prejuicios y sin temor de mostrarse y expresarse como son”.

Finalmente, Diego Borisonik comentó cómo su área venía registrando los planteos de docentes por la falta de libros y material acerca de diversidad familiar para trabajar con los alumnos, y cómo a través de Claudia Castrosín Verdú (vicepresidenta de la Federación Argentina LGBT, también presente en el acto), se pusieron en contacto con Molinos de viento y empezaron a trabajar juntos. Actualmente, la Subsecretaría de Derechos Humanos utiliza los libros de la Editorial Molinos de viento en los talleres que realizan en los colegios primarios de la ciudad.

Al respecto, Borisonik expresó que “es el Estado el que tiene la obligación de generar estos materiales, y muchas veces sucede al revés; provienen de esfuerzos o de situaciones personales, que después el Estado las toma, las hace suyas y empieza a difundirlas”. El funcionario valoró los libros de la editorial como aporte a la educación y a la cultura, y comentó que, a partir del Consejo Consultivo Asesor Honorario se los recomendó a Educación para el nivel inicial.

En cuanto a la diversidad que expresan los libros de Molinos de viento, Borisonik destacó que “no está circunscripta al colectivo LGBT, sino que los heterosexuales también son parte. Y creo que como sociedad debemos terminar de entender esto, para lograr la igualdad real”.

 

Gestación por subrogación, el gran pendiente

Darío Fernández comentó a SentidoG que, a partir de la publicación del libro ¿Cómo llegué a este mundo?, que aborda la temática de los niños nacidos por subrogación, muchas parejas y personas solas se pusieron en contacto con la editorial para informarse sobre cómo llevar a cabo este proceso.

“Desafortunadamente en Argentina no está regulada esta práctica –explica Fernández- lo que la hace riesgosa desde el punto de vista legal, y llevarla a cabo en el exterior puede llegar a ser costosa”. El editor agregó: “La comunidad LGTB ha logrado grandes avances en lo que respecta a derechos y posibilidades de formar nuevas familias con un amparo legal. La Ley de Reproducción Asistida ha potenciado estas posibilidades a las parejas de mujeres, pero a los matrimonios de hombres u hombres solos se les hace muy difícil el sueño de la familia propia, al no haber un marco legal para la subrogación de vientres, ya que la adopción es sumamente complicada en nuestro país”.

Comentarios

0 Comentarios