Inicio Destacada Sebastián Sánchez Amunátegui: «El teatro argentino me inspira mucho»

Sebastián Sánchez Amunátegui: «El teatro argentino me inspira mucho»

35

Por Esteban Rico (SentidoG)

El productor y director teatral Sebastián Sánchez Amunátegui junto al director y dramaturgo Gonzalo Senestrari estrenaron la obra "Tiernas Criaturas" que puede verse los lunes a las 21:00 hs en el Teatro del Abasto.
El productor y director teatral Sebastián Sánchez Amunátegui junto al director y dramaturgo Gonzalo Senestrari estrenaron la obra «Tiernas Criaturas» que puede verse los lunes a las 21:00 hs en el Teatro del Abasto. Imágenes: Hernán Vargas.

El 1° de septiembre se estrenó en el Teatro del Abasto la obra Tiernas Criaturas, del actor, director y dramaturgo argentino Gonzalo Senestrari. Luego de su drama Beirut Boulevard que pudo verse el año pasado en el teatro La Tertulia, esta historia se centra en una disfuncional familia en tono de comedia negra.

Lo particular de la puesta es que está co-dirigida por el productor y director chileno radicado en México, Sebastián Sánchez Amunátegui. La obra ya tuvo una temporada de un año y medio en el DF mexicano y ahora llega a Buenos Aires para replicar ese suceso.

SentidoG tuvo la chance de dialogar con Sánchez Amunátegui para que nos contara acerca del estreno de Tiernas Criaturas en el circuito del off porteño, de su sociedad creativa junto a Senestrari y de la situación de la comunidad LGBT en las diferentes sociedades de Latinoamérica.

 

¿Cómo te llegó la obra Tiernas Criaturas?

Yo en México además de director soy productor, vendo espectáculos latinoamericanos en México y armo giras. Entonces voy mucho a encuentros de productores. Y vine acá al MICA (Mercado de Industrias Culturales Argentinas) que era una cosa que armó el Gobierno de la Nación para vender productos de teatro, artes escénicas, cine y videojuegos al exterior. Entonces vine como programador y a Gonzalo le asignaron una sola cita que era conmigo. Nos pusimos a charlar y nos caímos muy bien, nos cagamos de la risa. Yo le dije que estaba buscando textos frescos y de dramaturgos jóvenes para montar en México. Luego de eso, él me mandó un texto que no me gustó, Los Fracasados, que fue su primera obra. Yo le dije “se ve que tienes mucho talento, pero tu texto no me gustó. Si escribes algo de familias, ese tema me encanta”. Pasaron dos meses y me manda un mail con el texto de Tiernas Criaturas. Yo creo que se sorprendió mucho porque lo leí y le mandé un mail diciéndole que le faltaban algunas cosas, pero que igual la quería montar. Y a los dos meses ya la estaba estrenando en Ciudad de México.

¿O sea que él la escribió para vos por encargo?

Él la escribió especialmente para mí, no por encargo. Pero se ve que no le gustó que le dijera que no me había gustado la otra que me mandó primero. Entonces escribió esta otra que sabía que me iba a gustar. Luego de que me la mandara, la trabajamos durante un mes por unas cosas que a mí me parecía que faltaban. Agarramos muy buena onda y por eso pudimos pulirla juntos.

¿En qué espacio estrenaste la obra en México?

Estrené la obra en el Foro Shakespeare que es un teatro independiente muy bueno y estuvimos año y medio en cartelera. También los lunes, por eso la quise mantener el mismo día acá. Allá la monté en las habitaciones de la casa, entonces vivías la experiencia de entrar a la casa, la hice un poquito más interactiva.

¿Cuál es tu background, cómo fue que arrancaste en el teatro?

Empecé como productor por culpa de una huelga en la Universidad Nacional de México que me dejó a la mitad de la carrera. Yo estudiaba Ciencias Políticas y cuando fue la huelga, que duró un año, me puse a trabajar en una estación de radio haciendo un programa de teatro. Aprendí mucho y me puse a producir teatro como loco. Hasta que un día me di cuenta que quería dirigir y escogí Tiernas Criaturas como el primer texto.

¿Cómo es la movida del teatro de temática gay en México?

En Ciudad de México hay muchas obras de contenido gay y un poco lo que pasa es que hay que saber seleccionar. Está el Foro de la Diversidad que tiene obras de temáticas gay, aunque depende el foco que tiene cada una de ellas. Te puede tocar una de cinco hombres que lo único que hacen es desnudarse, como obras más enfocadas en otros aspectos. Muchas obras logran ser muy burdas y ese es un problema. Son obras de locas que no tienen mucho que ver conmigo.

¿Por qué crees que dentro de la gran cantidad de obras de temática gay que hay en México, Tiernas Criaturas funcionó tan bien?

A mí lo que me gustaba de Tiernas Criaturas y que funcionaba allá fue que el público era mayoritariamente adulto, gente arriba de los 30 o 40 años. No fue una obra que le gustó mucho a los jóvenes. Lo cual es curioso, porque creo que acá les va a gustar más a los jóvenes. Y creo que tiene que ver un poco con esa generación que es muy particular. Yo digo que la generación de Alberto, el padre gay de la obra, es una generación que se quedó medio perdida. La generaciones anteriores, no había manera de que pudieran ser gays públicamente, era imposible. Y las generaciones posteriores ya lo blanquearon y lo asumieron. Pero esa es la generación que se quedó justo en este limbo, como una bisagra. Entonces creo que es interesante que sea esa generación la que sale del closet a los 40, 45 años.

foto grupal Tiernas Criaturas by Hernan Vargas - 11

¿Cuáles son las diferencias entre la puesta de México y la puesta de Buenos Aires?

El actor que hacía el papel del padre en México tenía casi 60 años, entonces era todavía más interesante. Allá nos fue muy bien también por toda esa cosa que hay en México contra las drogas. Como la obra habla en muchos momentos de fumar marihuana, allá lo que hacíamos, como estábamos hartos de la política de drogas mexicanas, era que los actores usaban marihuana real durante las funciones. Teníamos a la directora del teatro como campana que nos avisaba si llegaba la policía. Nunca fue nadie, obviamente, porque nos iban a meter en un escándalo. Pero a la gente le encantaba eso, que no nos importara nada. Nos fue muy bien allá y ahí fue cuando decidí que había que hacer la obra acá. Ahí fue cuando empecé a molestar a Gonzalo con ver la opción de hacerla acá.

¿Por qué fue que decidiste venir a codirigirla con él?

Porque la obra es como nuestro bebé, nuestro hijo en común. Además, con esta obra estamos creando una compañía de teatro para hacer proyectos juntos y tocar estas temáticas. A mí lo que me gusta de los textos de Gonzalo es que son muy personales y muy universales a la vez. Y el punto de vista siempre es desde el joven. En Tiernas Criaturas es el hijo el que está viendo todo esto. Me gusta esta visión tan joven de sus obras.

¿Cómo fue el proceso de elección del elenco?

Mediante un casting que fue un drama, porque se supone que en el off no se hacen castings. Yo quería conocer actores, quería saber cuáles eran mis opciones. Yo este año justo vine a Argentina a hacer una película en Mendoza, entonces había venido a hacer un casting para la película. Entonces un poco dentro de esa lógica, le dije a mi productora de hacer castings para Tiernas Criaturas porque yo no conozco muchos actores de aquí. Así que decidimos hacer un casting en el Teatro del Abasto y entrevistamos a unos 15 actores, más los videos de otras 5 o 6 personas que me enviaron. Los vimos y los fuimos escogiendo por la vibra, por la energía. Porque por ejemplo, para el personaje de Alberto quería un actor más grande como en la puesta de México y Martin Salazar tiene 48 años. Martin hizo el casting por medio de un video y me encantó, él era Alberto. Y el papel de Teresa, después de mucho rogarle e insistirle, lo terminó haciendo Norma Montenegro, que es la directora del teatro.

¿Cuáles son las diferencias que ves en Argentina, México y Chile en lo que respecta a los avances de los derechos LGBT?

Yo vivo en Ciudad de México hace 20 años, pero viajo mucho a Chile a visitar a mi familia. Desde lo artístico es un lugar en el que no es un problema lo gay. México es una ciudad bastante abierta y bastante progresista para ser gay. Mucha gente dice que México, el país, es muy homofóbico. Si sales de la Ciudad de Mexico lo es, pero la ciudad es bastante vivible en ese sentido. Hay matrimonio igualitario y desde que ocurre eso, la ciudad se abrió mucho más. O sea, las parejas van de la mano en la calle. Siento que Buenos Aires también es bastante más abierta. Lo que me parece un espanto es Santiago. Chile en general es un espanto de homofobia enraizada. Yo como chileno sería incapaz de vivir en Chile porque me parece que es para pasársela mal. Creo que en ese sentido, Ciudad de México y Buenos Aires son bastante parecidas. Yo creo que aquí son más recatados. En México, las parejas se besan en el metro, en cualquier lado, los ves como diciendo “me diste la oportunidad, entonces la voy a usar”. Acá no lo veo tanto eso.

¿Cómo ves la movida teatral de Buenos Aires en comparación con la de México?

A mí me inspira mucho el teatro argentino en general, porque a pesar de que hay de todo como en todos lados, creo que es un muy buen teatro. Me gusta la diversidad de obras que hay. Me gusta toda esta movida de teatro independiente que se hace. Y creo que los buenos textos en América Latina se están escribiendo acá. En México creo que hay más dinero para el teatro; hay menos público para el tamaño de ciudad que es y hay demasiados apoyos. Aquí se quejan de la falta de apoyo. Creo que es mejor la falta que el exceso, porque tenemos muy buenas producciones, pero con el teatro mexicano no pasa nada. Es un teatro muy interno, viajaran dos o tres compañías al año a algún festival, pero no es un teatro que trascienda mucho. Creo que el teatro argentino tiene una potencia, una fuerza y una identidad que son cosas que en América Latina no las veo en ningún otro lado.

 

Tiernas Criaturas puede verse todos los lunes a las 21:00 hs en el Teatro del Abasto (Humahuaca 3549). Reservas 4865-0014 o teatro@teatrodelabasto.com. Para más información, ingresar a la página de Facebook de la obra.

Comentarios

0 Comentarios