Inicio Suplementos Espectaculos Los 5 momentos más queer de la gala de los Oscar

Los 5 momentos más queer de la gala de los Oscar

47
El anfitrión de la gala de los Oscar, Neil Patrick Harris, apareció en escena en calzoncillos, parodiando una escena de la película ganadora, "Birdman".

Fuente: Shangay

El anfitrión de la gala de los Oscar, Neil Patrick Harris, apareció en escena en calzoncillos, parodiando una escena de la película ganadora, "Birdman".
El anfitrión de la gala de los Oscar, Neil Patrick Harris, apareció en escena en calzoncillos, parodiando una escena de la película ganadora, «Birdman».

Neil Patrick Harris, Lady Gaga, The Imitation game, Patricia Arquette y Tegan & Sara demostraron que se puede marcar la diferencia en una entrega de premios cada vez más previsibles.

 

1. El moñito de Neil Patrick Harris y marido

Puede que hoy las críticas hablen de un maestro de ceremonias por debajo del nivel al que nos tiene acostumbrados –como muestra sirva la última gala de los Tony–, pero lo cierto es que en esta ocasión, Neil Patrick Harris también destacó fuera del escenario. Le bastó un detalle tan nimio como íntimo para recordarnos que él y David Burtka son dos de las celebridades que mejor saben luchar por la visibilidad gay en Hollywood –con permiso de Ellen DeGeneres y su activismo televisivo–. Que un hombre pueda ajustar con toda naturalidad el moño a su marido en la alfombra roja de los Oscars, uno de los eventos televisivos más vistos del año en el mundo, es todo un triunfo.

Por supuesto, su número musical inicial –con guiño a la tensión homoerótica que siempre ha perseguido a la amistad entre Ben Affleck y Matt Damon– y su aparición en calzoncillos en homenaje a la triunfadora de la noche, Birdman, hicieron el resto.

2. Alan Turing está presente

Muchos cuestionamos la forma en que The Imitation Game se las apaña para no mojarse en cuestiones espinosas en torno a la figura de Alan Turing, especialmente la manera en la que maneja su homosexualidad. Tanto es así que, por omisión, la película podría incluso ser acusada de homofobia al solucionar con un simple rótulo final el fatídico destino al que se enfrentó el científico –condenado a la castración química por su condición sexual en un juicio plagado de irregularidades–, escamoteándole así al espectador una parte clave de su biografía.

Suerte que su guionista, Graham Moore, ganador del Oscar al Mejor Guión Adaptado, remedió el error con un emotivo discurso en favor de la tolerancia especialmente dirigido a los adolescentes gays. Llegó a confesar que él, como tantos otros jóvenes homosexuales, a los 16 años pensó en suicidarse ante el terror que suponía no ser aceptado. “Alan Turing nunca llegó a subirse a un escenario como este ni pudo ver todas estas atractivas caras, pero yo sí. Y eso es lo más injusto que he oído nunca”. declaró. Entre bastidores remataría su discurso con una reivindicación del legado de Turing, “una personalidad maltratada por la historia”, dijo.

3. The Sound Of Lady Gaga

Lady Gaga homenajeando a La novicia rebelde en su 50 aniversario es algo así como un Orgullo Gay encubierto. Vale que su actuación no fue una explosión de confeti multicolor, pero para las extravagancias a las que nos tiene acostumbrados la cantante, se esforzó por ofrecer un medley con clase al ritmo de temas míticos como The Sound Of Music, My Favourite Things, Edelweiss y Climb Every Mountain. La influencia de Tony Bennett le ha sentado más que bien y Lady Gaga no desaprovechó la ocasión para demostrar que a vozarrón no le gana nadie. Al final del número, se dejó caer por sorpresa Julie Andrews, pero es que hace tiempo que la actriz inglesa renunció a lucir sus cuerdas vocales por cuestiones de salud.

4. Patricia Arquette feminista

Llevaba 12 años esperando este momento, así que nadie iba a arruinárselo. Para todos aquellos que insistieron en que Boyhood sacaba a la luz la desafortunada huella que el tiempo ha dejado en el físico de Patricia Arquette, la merecida ganadora al Oscar a la Mejor Actriz de Reparto tenía un mensaje preparado. Arquette quiso dedicarle el premio “a todas las mujeres que han dado a luz, a todos los contribuyentes y ciudadanos de esta nación, hemos luchado por los derechos de todos los demás”, dijo. “Ya es hora de que las mujeres tengamos igualdad salarial e igualdad de derechos en Estados Unidos”. Su discurso fue el más aplaudido de la noche y el más celebrado por, entre otros, Meryl Streep. En la rueda de prensa posterior al premio, la Arquette se puso incluso más reivindicativa, pero es que ya era hora de que en los Oscars alguien le gritara a Hollywood las verdades que éste no quiere oír.

5. Tegan & Sara al rescate

A falta de una nominación a mejor película de animación, La Lego Película se vengó en forma de actuación musical. La pareja que forman las hermanas Tegan & Sara, abiertamente lesbianas, ofreció el mejor número musical de la noche en compañía de unos maestros del humor como The Lonely Island. No hubo suerte a la hora de recoger el Oscar a la mejor canción –que fue a parar a manos de Common y John Legend por Selma–, pero ellas reventaron el escenario con Everything Is Awesome y le sacaron los colores a una Academia que se olvidó injustamente de la película. Tampoco faltaron las estatuillas del Oscar hechas con Lego que fueron repartidas entre la audiencia.

 

Comentarios

0 Comentarios