Inicio Destacada Conmociona a España suicidio por bullying de un niño de 11 años

Conmociona a España suicidio por bullying de un niño de 11 años

70
"Yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir", escribió en una carta que dejó a sus padres antes de tirarse por la ventana del quinto piso del departamento en el que vivían.

Fuente: Ambito

"Yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir", escribió en una carta que dejó a sus padres antes de tirarse por la ventana del quinto piso del departamento en el que vivían.
«Yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir», escribió en una carta que dejó a sus padres antes de tirarse por la ventana del quinto piso del departamento en el que vivían.

El caso de un niño de 11 años que se habría suicidado por el acoso que sufría en el colegio por parte de sus compañeros, causa conmoción en la ciudad de Leganés y en toda España.

«Yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir», escribió en una carta que dejó a sus padres antes de tirarse por la ventana del quinto piso del departamento en el que vivían.

«Espero que podamos volver a vernos en el cielo», agregó Diego González en la misiva, en la que además les pidió: «Espero que algún día puedan odiarme un poquito menos», por su decisión.

«Yo estaba levantada pero no me enteré de que se había movido de la habitación. Miré y vi las zapatillas en el suelo, con lo cual no pensé que él se había levantado, porque yo le tenía que dar unos temas de repaso de Naturales y Sociales. Entonces, cuando me di cuenta, me metí en la habitación, no lo vi y lo busqué como loca por toda la casa y vi, en el fondo de la cocina, la mampara abierta, me acerqué y con la oscuridad vi su sombra, en el suelo. Vivimos en un quinto», recuerda la madre el momento en que descubrió en la calle el cuerpo de su hijo.

Además se despidió en esa misma carta de cada uno de sus seres queridos: «Papá, tú me has enseñado a ser buena persona y a cumplir las promesas (…). Mamá, tú me has cuidado muchísimo y me has llevado a muchos sitios (…). Tata, tú has aguantado muchas cosas por mí y por papá (…). Abuelo, tú siempre has sido muy generoso conmigo y te has preocupado por mí».

Según publica el diario El Mundo de España, los hechos sucedieron el pasado 14 de octubre y, pese a la carta del niño y al testimonio de varios padres que refieren problemas de acoso en el colegio, la Policía descartó que se tratara de un caso de «bullying» y la juez de Instrucción 1 de Leganés se dispone ahora a archivar la causa.

«Le pedimos a la magistrada que se ponga en nuestro lugar y que, al menos, investigue hasta el final», le dijo la mujer al medio español. «En ese colegio están pasando cosas raras y, al menos, hay que investigarlo», remarcó su marido.

 

El relato de la madre: «Ningún padre se da cuenta del bullying»

Carmen González, la madre de Diego, aseguró que «ningún padre se da cuenta» del acoso escolar y lamentó que, muchas veces estas situaciones se advierten cuando ya es tarde.

En diálogo con ámbito.com, la mujer sostuvo: «Por desgracia, ningún padre se da cuenta del bullying» y añadió que ella recién lo advirtió tras la muerte de su hijo. «Ni mi marido ni yo veíamos situación de acoso», explicó. González dijo que «al niño le dolía mucho la cabeza y la tripa (panza) y no quería ir a la escuela» pero ninguna maestra ni autoridad del colegio le advirtieron nada. «La escuela nunca nos dijo nada. Todo perfecto, todo va muy bien, no ha sucedido nunca nada», ironizó.

«Estuvo cuatro meses afónico, lo llevé a médicos particulares y de la obra social y me dijeron que el niño había recibido un susto muy fuerte. Pero todo se quedó así», afirmó la mujer al hilar las situaciones que rememoró tras el suicidio.

En tanto, destacó que durante la autopsia al menor se le realizaron pruebas para verificar un presunto abuso sexual, pero las mismas nunca fueron analizadas. «Creo que pudo haber existido un abuso sexual, pero no lo han resuelto. La jueza dijo que tenía que seguir su procedimiento», aseguró. Consultada acerca de alguna mención al respecto que le haya expresado el niño, contestó que «él nunca dijo nada».

La madre destacó que «en España el número de casos de acoso escolar es muy grande. Yo me enteré, por desgracia, después que sucedió lo de mi hijo». Además, estimó que se debe a que «hay muchos niños a los que se los cría con mucha violencia».

Por último, González describió emocionada a su hijo: «Diego era maravilloso, le gustaba ayudar a todo el mundo; era muy bueno, muy guapo… era todo».

Por su parte, Robinson Guerrero Clavijo, abogado de la familia de Diego González, se refirió en este medio a la causa judicial: «Se están investigando las causas del fallecimiento del niño. Paralelamente, hemos solicitado que se inicien las investigaciones administrativas correspondientes en la Conserjería de Educación de la comunidad Madrid y demás.

«Estamos pendientes de depurar las responsabilidades penales o civiles que pueda haber en este asunto», agregó el letrado. Respecto a esto, Guerrero Clavijo aclaró que «en España, los directores de los centros escolares son responsables de lo que le pasa a los niños dentro de los colegios. En ese sentido, un niño acosado por otros menores deriva en una responsabilidad civil o penal por parte del colegio»

En este caso particular, «los padres consideran que ha habido una negligencia tan grave por parte del colegio que puede derivar en responsabilidad penal por un homicidio imprudente».

La muerte de Diego González recorre las portadas de los diarios de todo el mundo. «No aguanto ir al colegio y no hay manera para no ir», escribió en una carta que les dedicó a sus padres antes de tirarse por la ventana del quinto piso del departamento en el que vivían.

Comentarios

0 Comentarios