Inicio Argentina Repudio a los nuevos dichos homofóbicos del arzobispo de La Plata

Repudio a los nuevos dichos homofóbicos del arzobispo de La Plata

59
“Existe la fornicación 'contra naturam', ahora avalada por las leyes inicuas que han destruído la realidad natural del matrimonio y que se fundan en la negación del concepto mismo de naturaleza y de la noción de ley natural", declaró monseñor Aguer en una columna publicada en el diario “El Día” de La Plata.

Fuente: CHA

“Existe la fornicación 'contra naturam', ahora avalada por las leyes inicuas que han destruído la realidad natural del matrimonio y que se fundan en la negación del concepto mismo de naturaleza y de la noción de ley natural", declaró monseñor Aguer en una columna publicada en el diario “El Día” de La Plata.
“Existe la fornicación ‘contra naturam’, ahora avalada por las leyes inicuas que han destruído la realidad natural del matrimonio y que se fundan en la negación del concepto mismo de naturaleza y de la noción de ley natural», declaró monseñor Aguer en una columna publicada en el diario “El Día” de La Plata.

En la columna titulada «La fornicación» publicada el día de ayer en el diario El Día de La Plata, el arzobispo de la capital bonaerense, monseñor Héctor Aguer, dedica a nuestra comunidad LGBTI un párrafo donde afirma lo siguiente:

“Existe además –no lo olvidemos- la fornicación ‘contra naturam’, ahora avalada por las leyes inicuas que han destruído la realidad natural del matrimonio y que se fundan en la negación del concepto mismo de naturaleza y de la noción de ley natural. La razón comprende que el cuerpo del varón y el de la mujer se ensamblan complementariamente porque están hechos el uno para el otro; y también sus almas. La discriminación de los antidiscriminadores ha llegado a límites inconcebibles, como el de negar el derecho de los niños a ser criados y educados por un padre y una madre; así se ha visto en la entrega en adopción de niños a ‘matrimonios igualitarios’. Los enciclopedistas anticatólicos del siglo XVIII se horrorizarían de semejante atentado a la razón”.

César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) dijo al respecto que “el pensamiento de monseñor Héctor Aguer difundido hoy por el diario El Día de La Plata es una clara violencia hacia nuestra comunidad LGBTI, a las leyes de nuestro país y también a un estado democrático. Reducir la diversidad que existe en la naturaleza a dogmas y teorías del siglo XVIII como él mismo lo expresa, además de olvidarse de tres siglos de evolución de la humanidad, es fomentar la discriminación por nuestra orientación sexual e identidad de género.

En Argentina hace más de seis años que existe el Matrimonio Igualitario, más de 15.000 parejas están casadas. A cuatro años de la ley de Identidad de Género, más de 10.000 personas trans tienen la documentación que les corresponde.

Hablar de ‘fornicación’, alentar contra el uso del preservativo frente a la pandemia del SIDA, definir a nuestra comunidad LGBTI como algo contra natura y sostener que la sexualidad o ‘la potencia sexual’ es un ‘ejercicio’ que ‘se desarrolle en el orden familiar’, se relaciona con una ciudad donde proliferan los grupos filonazis que la CHA ha denunciado y que están enfrentando juicios por su violencia. Mal que le pese al siglo XVIII en el que parece vivir monseñor Aguer, estamos en el siglo XXI, en un país que es vanguardia en Latinoamérica de leyes para nuestra comunidad LGBTI, para enfrentar el VIH-SIDA y para educar en una ley sexual integral.

Si a monseñor Aguer le altera tanto la ‘fornicación’, que se preocupe de los casos de abuso de menores que han cometido los curas de su propia iglesia con la complicidad de sus obispos”.

Pedro Paradiso Sottile, secretario de la CHA agregó: “Las declaraciones de monseñor Héctor Aguer no sólo son en contra de nuestra comunidad LGBTI, sino también de toda la sociedad y las leyes vigentes en nuestro país. Criminalizar la sexualidad es de un fundamentalismo que avergüenza, cómplice de la violencia que nos mata y agrede a causa de nuestras orientaciones sexuales o identidades de géneros. Sostenemos y promovemos para nuestro país la política del estado laico, que protege la democracia inclusiva, separando la iglesia del estado”.

Comentarios

0 Comentarios