Inicio Suplementos Cultura Queer La Divina Bijou: morir maquillada

La Divina Bijou: morir maquillada

109
El actor transformista Osvaldo Anibal Garcia, más conocido como La Divina Bijou, falleció anoche luego de su participación en el espectáculo "2x3 llueve" de Eduardo Sola en el Paseo La Plaza.

Fuente: Revista Brutal

El actor transformista Osvaldo Aníbal García, más conocido como La Divina Bijou, falleció la noche del sábado luego de su participación en el espectáculo «2×3 llueve» de Eduardo Sola en el Paseo La Plaza.

Desde su red social Facebook, el actor y transformista con mas de 30 años de trayectoria, Eduardo Solá comunicó la triste noticia sobre la muerte de Osvaldo Aníbal García, más conocido en el ambiente artístico como La Divina Bijou:

Hola amigos de Facebook, ayer a las 22:35 ,me toco vivir uno de los momentos mas tristes de mi vida.
La Divina Bijou , mi invitado de ayer, había terminado su rutina de chistes como actor invitado en mi espectáculo 2X3 LLUEVE , subí al escenario para agradecerle y despedirlo, y le pedí a un amigo en común que nos sacara una foto para poner en mi página.
Luego de sacar la foto se desplomo, literalmente, y todos lo esfuerzos para reanimarlo fueron inútiles.
Todavía no lo puedo creer, gracias por todos los mensajes.

El periodista y activista Gustavo Pecoraro también tuvo conmovedoras palabras para su amigo:

Este domingo, que debía ser toda ansiedad, me despierta con la noticia de la muerte de Osvaldo Anibal Garcia “La Divina Bijou”, la voz parlante y firme de los telegramas de los domingos de Teleny, la gorda que se reía de sí misma enfundada en un traje de vaca o que imitaba a Lorena Paola en un vestidito blanco. Una de las lenguas karatekas más rápidas que conocí y la que cocinaba la mejor tortilla que probé en mi vida.
La Bijou con una mirada te escaneaba el estado de ánimo, te llevaba a lugares de felicidad y alegría que no abundaban allá por aquellos años tan duros. La cana y el SIDA nos acechaban y llegar a Teleny era casi como refugiarnos un par de horas en el Paraíso.
Tal vez muchas personas ni sepan de quién hablo.
Podría hablar de la Cutuli, de Adolfo, de la Sola, de la Liza, de la Durán, de la Soares, de la Bellísima Soledad y de tantas otras, y aún así muchas personas ni sabrían de quienes estoy hablando.
Pienso que la edad tiene sus desventajas, pero también tiene sus agradecimientos.
Éramos pendejos, mariquitas imberbes que nos animamos a las primeras proclamas, los primeros amores fallidos, las primeras muertes, los primeros miedos. Y en ese tiempo hostil existía un entorno de compañía y cotidianidad cuyo arcoìris terminaba en Ecuador y Juncal, y luego en Juncal y Pueyrredón, allí en Teleny “las viejas” -como las llamaba la Jáuregui- te ayudaban a sostener todo lo que había que enfrentar fuera de esas cuatro paredes.
Una parte de la supervivencia de toda esa generación de putos que vivimos bajo la guadaña del patrullero y el VIH, es gracias a personas como Anibal
Gracias por las risas, por las noches eternas de compañías, gracias por los chistes, gracias por llamarme hace poco para contarme que ya no fumabas y que habías visto “Historia Clínica” y que te habías emocionado.
Y gracias por hacerme sentir que tenía un lugar donde podía ser como quería ser.
Somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos.
Nombrarte es un honor, hasta pronto talentosa Divina Bijou.
Te despediste gloriosa, arriba de un escenario…sólo queda abrazarnos fuerte, muy fuerte como lo haría la Pedro.
Ovación de pié.

La Divina Bijou tenía una extensa trayectoria en el ambiente gay, y con sus 73 años había trascendido era un referente para muchos.

La muerte en el escenario suele ser un sueño de muchos. La Divina Bijou, se despidió en galas, dejando su humor de grandes alas y rodeada de aplausos.

Comentarios

0 Comentarios