Inicio Suplementos Salud La Red de Jóvenes y Adolescentes Positivos pide una nueva ley de...

La Red de Jóvenes y Adolescentes Positivos pide una nueva ley de VIH

27
Un proyecto para modificar la Ley Nacional de SIDA en Argentina ingresó a la Cámara de Diputados. Una de las impulsoras de la normativa es Rajap, una organización federal que brinda información sobre la infección y acompañamiento a jóvenes de 14 a 31 años.

Fuente: Puntal

Un proyecto para modificar la Ley Nacional de SIDA en Argentina ingresó a la Cámara de Diputados. Una de las impulsoras de la normativa es Rajap, una organización federal que brinda información sobre la infección y acompañamiento a jóvenes de 14 a 31 años.

La Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (Rajap) viene trabajando para visibilizar un proyecto de ley que considera “superador” respecto de la Ley Nacional de SIDA vigente. Con la consigna “No hay más tiempo”, el jueves pasado participaron de una asamblea con otras organizaciones del Frente Nacional por la Salud de las personas con VIH en el anexo de Diputados de la Nación para insistir con el tratamiento del proyecto por la ley de VIH, Hepatitis Virales e Infecciones de Transmisión Sexual que entró en la Cámara el 7 de junio.

Alrededor de 900 jóvenes y adolescentes forman parte de esta organización que nació en 2010 y tiene representantes de todas las provincias. La Red está conformada por jóvenes desde los 14 a los 31. También existe en el país una red de adultos positivos.

Todos los años hacen un encuentro anual y, a la vez, trabajan en cada sede regional para intercambiar experiencias e información sobre tratamientos, proyectos, experiencias de vida, entre otros temas. El VIII encuentro nacional se realizará el 18, 19 y 20 de agosto en Mendoza.

En la ciudad de Río Cuarto hay un único miembro de Rajap que prefiere preservar su identidad. Hace tres años que se enteró de que estaba viviendo con VIH. En ese momento tenía 20. Sintió que el mundo se le venía abajo porque no conocía la enfermedad, no sabía ni qué era lo que tenía.

“Empecé a googlear y a buscar información del VIH. Me había hecho un mundo en la cabeza. Ahí entré a la página de Rajap. Había que mandar un mail. Me contestaron el mismo día y luego me llamaron. Yo estaba re nervioso, me explicaron cómo era el tema. Me tranquilicé porque era gente que estaba pasando lo mismo que yo y me entendía”, cuenta el joven riocuartense.

Prefiero el anonimato porque me da miedo el rechazo. Soy una persona homosexual y sigue habiendo prejuicio, imaginate en este otro tema que es más tabú. Pero, hasta ahora, debo reconocer que sólo tuve una mala experiencia con mi padrastro, que no tomaba mates conmigo o dejó de saludarme con un beso cuando se enteró. Hasta que lo senté y le expliqué. No estaba informado y no sabía que el virus no se transmite por compartir un mate, ni por saludar ni por el aire”, recuerda. Es el único representante local de la red federal. En la provincia son alrededor de 30.

Otro integrante de la Red es Gonzalo Valverde, quien vive en la ciudad de Córdoba. En 2013 recibió el diagnóstico. “Me ayudó mucho la Red. Es un espacio de contención. Cada proceso es muy individual, muy particular, pero es impresionante hablar con alguien que también lo vive”, agrega.

“Todo el tiempo se viven situaciones de discriminación. Hay nuevos estudios que dicen que la persona que vive con el virus y toma medicación, mantiene bajo el nivel de carga viral. Y en algunos casos es tan baja que no se detecta en los estudios. Eso hace que el virus no se transmita”, detalla.

 

Un proyecto superador

El proyecto que ingresó en la Cámara de Diputados el 7 de junio se denomina “Respuesta integral al Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), las Hepatitis Virales y otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)”. Se trata de una propuesta con varios años de trabajo consensuado entre las organizaciones y las personas que viven con VIH.

Una de las modificaciones que introduce es “la incorporación de las hepatitis virales y las infecciones de transmisión sexual a todo el texto de la norma, declarando de interés público y nacional los medicamentos, vacunas, procedimientos y productos médicos para el tratamiento de las mismas, ya que no habían sido contempladas en ocasión de sancionarse la ley 23.798 (Ley Nacional de SIDA)”.

La norma prohíbe la discriminación de las personas con VIH, hepatitis o cualquier ITS “como impedimento para el pleno ejercicio de derechos en ámbitos laborales, educativos, asistenciales, de seguridad social, o para realizar cualquier tipo de contratación civil, bancaria, laboral, comercial o de cualquier tipo de relación”.

También reitera el pedido de generar recursos para sostener los tratamientos y los servicios de salud de calidad que acompañen a las personas con VIH. “En nuestro país tres de cada diez diagnósticos de VIH se realizan en una etapa avanzada de la infección, cuando el virus ya ha debilitado las defensas del cuerpo. Se trata de una situación que afecta en mayor medida a los varones: mientras en las mujeres estos diagnósticos se dan en el 23% de los casos, en los varones ese número representa el 32%”, puntualiza un boletín epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación.

Y agrega: “un diagnóstico oportuno contribuye a que las personas puedan seguir manteniendo su calidad de vida”.

 

Ocho razones para exigir una nueva ley

*Tratamientos sustentables

Para evitar faltantes de insumos e impulsar su producción pública.

*Eliminación de transmisión vertical

Con prevención y brindando protección a niños, niñas y adolescentes que nacieron con el virus.

*Ampliación del diagnóstico

Que el test pueda ser realizado sin prescripción médica y que en cada consulta los profesionales de salud ofrezcan realizar una prueba.

*Derechos sociales para acceder a la salud

Como el acceso a un trabajo, alimentación y transporte.

*Reducción del estigma y la discriminación

Prohibir el test de VIH en el examen preocupacional y crear el observatorio nacional de estigma y discriminación por VIH.

*Participación de las personas con VIH

Fortalecer la capacidad y la coordinación de las redes formadas.

*Vinculación con el sistema de salud

Para acceder al correcto tratamiento de la infección crónica.

*Enfoque de derechos humanos

Que garantice el cumplimiento de los derechos de las personas con VIH y SIDA.

 

 

Comentarios

0 Comentarios