Inicio Suplementos Espectaculos Teatro: Edipo Rey

Teatro: Edipo Rey

80
"Edipo Rey", la tragedia griega de Sófocles con dirección de Cristina Banegas puede verse de jueves a domingo, a las 20 hs en el Teatro Cervantes (Libertad 815, CABA).

Por Leandro Fogliatti

«Edipo Rey», la tragedia griega de Sófocles con dirección de Cristina Banegas puede verse de jueves a domingo, a las 20 hs en el Teatro Cervantes (Libertad 815, CABA).

Quien más, quien menos, sabe de qué va la historia de Edipo. Su reino, Tebas, es azotado por la peste y el hambre. Consultado el oráculo, las circunstancias se interpretan como el castigo de los dioses por dejar impune el asesinato de Layo, el soberano que lo antecedió. Edipo promete investigar y ejecutar a los responsables de aquel crimen, pero entonces descubre que fue él mismo quien mató a Layo… y también se entera de unas cuantas cositas más: que la víctima era su padre biológico, que al desposar a su viuda vive una relación incestuosa con su madre, y que los hijos que tuvo con ella vendrían a ser sus hermanos. En fin… ¡la retorcida tragedia griega!

 

La vigencia de un mito

Con la dirección de Cristina Banegas, Edipo Rey, de Sófocles, se presenta hasta el 16 de junio en la sala María Guerrero del Teatro Cervantes. Se trata de un texto escrito hace 2.600 años, por lo que una pregunta legítima sería: ¿por qué llevarlo a escena hoy? La propia directora ha declarado que las tragedias griegas se resignifican y que, en este caso particular, “la injusticia y el sufrimiento del pueblo no es difícil asociarlo con el presente”.

La lectura política es inevitable en este año electoral, fundamentalmente porque la obra pone el ojo en el liderazgo del soberano. Edipo respeta la ética de su momento: consulta a los dioses y obedece; escucha el reclamo del pueblo y actúa. A tal punto, que las amargas verdades que le aguardan en su investigación no lo alejan de su deber y termina aceptando las consecuencias. En este sentido, hay una reivindicación de la “dignidad” de la investidura del gobernante, que prevalece sobre las complejidades del hombre.

Dice Esteban Bieda -filósofo e investigador- en el programa de mano: “Si Edipo sufre, es porque asume su responsabilidad en el cumplimiento del oráculo. Nadie sino él mismo ha elegido su desgracia y ejecutado su condena. Edipo es el cazador y la presa, el detective y el asesino, el purificador y la mancha, el extranjero y el nativo, el rey y el tirano”.

Otro elemento político que se destaca en esta suerte de “thriller griego” es que la verdad es patrimonio del pueblo: son dos pastores los que guían a Edipo hacia las trágicas revelaciones.

 

Una puesta contemporánea

La puesta de Banegas propone una actuación contemporánea, que apela a la verosimilitud y la emoción, e invita a la reflexión.

Su actualidad comienza en el texto mismo, cuya primera traducción la realizaron Alberto Ure y Elisa Carnelli, en los noventa, y luego Banegas y Bieda retomaron recientemente, para trabajar en su adaptación durante un año y medio. Entre sus características más destacables, los parlamentos incluyen un voseo -no tan marcado como el porteño- que los acercan al público, y los dioses no son mencionados por su nombre, sino por su función: por ejemplo, en lugar de “Apolo”, se dice “dios de la luz”.

La escenografía de Juan José Cambre y la iluminación de Jorge Pastorino aportan un entorno minimalista: apenas una plataforma pentagonal que gira y nos ofrece nuevas perspectivas, en una correlación directa con los descubrimientos que hará Edipo durante la trama. En sintonía, el fondo va mutando con proyecciones abstractas que juegan con luz y oscuridad, y también rojo, en los momentos culminantes. Finalmente, un piano es ejecutado en vivo por Carmen Baliero, aportando clima y operando como punto de referencia en el desplazamiento escénico. El minimalismo también se plasma en el vestuario de Greta Ure, sin perder la jerarquización cívica del ropaje, tan presente en los personajes clásicos.

En este despojado entorno, son los actores los que tienen el desafío de llevar adelante la obra. Y lo cumplen con creces: con la colaboración artística de Graciela Camino, Benegas supo reunir y dirigir a un elenco increíble: Guillermo Angelelli (Edipo), Elvira Onetto (Yocasta), Raquel Ameri (Corifeo), Carlos Defeo (Creonte), Liza Casullo y Hernán Franco (eficaces coreutas, cuyos movimientos fueron dirigidos por Jazmin Titiunik), Alberto Fernández de Rosa (pastor), David Palo (mensajero del palacio), Horacio Roca (mensajero de Corinto), Pablo Seijo (Tiresias), Lourdes Solé Dolphyn (Ismene), Daniel Spinelli (Sacerdote) y Sol Titiunik (Antígona).

 

Edipo Rey, de Sófocles
Dirección: Cristina Banegas
Producción: Santiago Carranza, Leandro Fernández
Asistencia de dirección: Marcelo Méndez
Colaboración artística: Graciela Camino
Teatro Cervantes, Libertad 815, de jueves a domingo, a las 20 hs
Entradas desde $180
Para más información y venta de entradas, ingresar a la página web del Teatro Cervantes

Comentarios

0 Comentarios