Inicio Argentina Brutal ataque a pareja gay en Palermo

Brutal ataque a pareja gay en Palermo

63
Salvaje ataque homofóbico a dos jóvenes en un local de comidas rápidas de Palermo. Las víctimas denunciaron penalmente a una persona que les pegó brutalmente mientras estaban comiendo una hamburguesa a la salida del trabajo.
Salvaje ataque homofóbico a dos jóvenes en un local de comidas rápidas de Palermo. Las víctimas denunciaron penalmente a una persona que les pegó brutalmente mientras estaban comiendo una hamburguesa a la salida del trabajo.

Fuente: Crónica, Infobae

La barbaridad parece ir en ascenso en nuestra sociedad, ya que a los tristes casos conocidos se agregó uno más en la lista. Se trata de una pareja gay que fue brutalmente golpeada por un sujeto en un local de comidas rápidas en el barrio de Palermo, quien primero lo increpó y al irse le pegó a ambos.

Las víctimas, identificadas como Marcos Zalazar, de 26 años, y Franco de Bernardo, de 24, denunciaron penalmente al atacante y grabaron un video en el que contaron el hecho que vivieron y que -aseguran- se trató de un acto homofóbico.

Al entrar al establecimiento, Zalazar le preguntó a uno de los clientes que estaba en la fila para hacer la orden si podía comprarle una hamburguesa, ya que él no tenía plata, y este hombre accedió amablemente, pero al ver la situación, otra persona de aproximadamente 30 años que estaba en el lugar comenzó a discriminarlo por su orientación sexual.

“Había un chico al que parece que esta actitud le molestó, no sé qué le pasaba, y empezó a insultarnos. Decía ‘estos muertos de hambre’, ‘putos de mierda’ y cosas así. Yo estaba hablando con mi amigo y le digo: ‘lo debe decir de envidioso’. Se ve que me escuchó porque lo tenía al lado, me tiró un vaso de gaseosa encima y me pegó una piña en la cara”, relató De Bernardo al canal de noticias TN.

Los jóvenes detallaron que, lejos de ayudarlos, el empleado de seguridad del local comenzó a culpar a ellos por lo que había sucedido y “le chocó la mano” al hambre que lo había golpeado antes, pero decidió no darle importancia al asunto y se fue a comer su hamburguesa.

En tanto, el otro agredido agregó: «Luego del conflicto, esta persona comenzaba a salir y vimos que tenía algo en las manos, no sé si era una llave, manopla o chapa. Empezó a golpearme y me hizo estos golpes en la cara, que me tuvieron que dar cuatro puntos».

«Cuando lo vi todo lleno de sangre reaccioné, lo quise separar y me pegó, me caí al piso arriba de unas piedras, me raspé las rodillas y ahí alguien lo sacó y se lo llevó», sostuvo Franco.

Marcos argumentó: «No pude reaccionar porque tenía la cara llena de sangre, me desvanecí y lo único que recuerdo es que estaba en el baño, y unos chicos me ayudaron. Lo importante es que la denuncia está hecha, en manos de nuestro abogado, el doctor Roberto Castillo, de la unidad fiscal norte».

“Yo no veía nada en ese momento. Deduje que (lo que usó para golpearme) era algo que cortaba, no sé, una manopla, una chapa o lo que fuera. Después supe qué era (ese objeto) porque él (por el atacante) le escribió por Instagram a una amiga que tenemos en común y le dijo que él hizo eso. Le contó con qué fue”, precisó Zarate, quien agregó que después de que él perdió la conciencia, esta misma persona le siguió pegando a su compañero afuera del establecimiento.

Por otra parte, las víctimas contaron que unas horas después del hecho, el agresor les “pidió disculpas” por la misma red social, pero Marcos no contestó: “Me dijo que estaba muy borracho y que cuando está borracho se pone violento. Esa fue su justificación, y yo pensaba ‘¿vos cuando estás borracho podrías matarme, entonces?’. Nosotros estábamos con ataques de crisis”, explicó.

«Queremos decir que si alguno estuvo presente en el lugar, y quiera darnos una mano con la causa, se comunique con nosotros porque esto ya no puede seguir pasando. La sacamos barata pero tenemos moretones, derrame en el ojo, golpes y no estamos pudiendo trabajar. Todos los días nos desayunamos con que le pegan a un chico, lo dejan inconsciente, lo matan, no hay que naturalizar la violencia. Si les pasa algo, no duden, denuncien», dijo uno de los jóvenes que dejó las cuentas de la red social Instagram para quien pueda ayudarlos.

Comentarios

0 Comentarios