Inicio Destacada «Los chicos de la banda», cuando ver el pasado nos hace ver...

«Los chicos de la banda», cuando ver el pasado nos hace ver el presente

318

Los Chicos de la Banda, (The Boys in the Band, Estados Unidos/2020) reciente novedad del catálogo de Netflix, recrea como era el estilo de vida gay en los años 70 en Nueva York y nos invita a recordar lo complejo que era ser gay hace apenas unas pocas décadas, justo antes de las protestas de StoneWall que darían inicio al movimiento LGBT en Estados Unidos.

La acción de la cinta se centra casi exclusivamente en un ático donde un grupo de amigos decide celebrar el cumpleaños de uno ellos. Mientras cenan, beben y bailaban aparece un invitado no deseado, que tensa el ambiente y se convierte en el desencadenante (o la excusa) para que todos dejen a descubierto una fragilidad que apenas momentos antes estaba bañada de brillo y desenfado.

La pieza de Joe Mantello nos da una pincelada de la vida de este grupo de amigos que intentan ser felices, sin notar que construyen una realidad que los protege. Una burbuja social en la que en apariencia cada uno puede ser, vivir y expresarse con autenticidad, dando una falsa sensación de libertad. Pronto ellos y nosotros, descubriremos que la risa y el baile no son más que vapores de felicidad. Los amigos pueden ser cuando nos arrancan las máscaras y nos dejan expuestos.

La película es una remake de una cinta del mismo nombre de 1970 dirigida por William Friedkin, que a su vez es la adaptación de una obra de teatro de 1969 y se considera la primera pieza comercial de temática homosexual de la historia de Hollywood. La adaptación de Netflix, de Joe Mantello convoca a figuras abiertamente gays del cine contemporáneo como Matt Bomer, Jim Parsons y Zachary Quinto.

The Boys in the Band, intenta reivindicar esas historias que nos muestran los prejuicios, el acoso social, los difícil que eran las relaciones de la época que oscilaban entre el secretismo y la fabulación, pero sobretodo el profundo proceso de aceptación personal que la época arrebataba a los hombres gays obligados a vivir una vida de apariencia y cuidados ante una sociedad excluyente y estigmatizadora. Una época en que por más asumidos que estuvieran, siempre la realidad estaba ahí para recordarles lo desprovistos que estaban de su derecho al deseo, al amor y a veces a su vida misma.

Comentarios

0 Comentarios